Suplentes y pívots, los grandes olvidados del All-Star

El All-Star Game es un partido para las estrellas y eso es algo que anoche se pudo comprobar más que nunca.



Scott Brooks y Frank Vogel dieron carta blanca a los principales nombres de sus equipos y limitaron mucho los minutos y presencia en el partido de los suplentes.

¿Cómo lo hicieron los secundarios?

En la Conferencia Este, todos los titulares a excepción de Dwyane Wade, limitado por problemas físicos, disputaron más de 30 minutos, lo que no dejó mucho tiempo al resto.

fue el suplente que más jugó con 21 minutos, pero ninguno de los otros hombres de banquillo pasó de los 15 minutos a pesar de la escasa presencia de Wade. El máximo anotador de los suplentes del Este fue con 12 puntos.

y fueron los que menos tiempo permanecieron en pista -10 minutos- y también los que menos anotaron por su equipo, 5 puntos cada uno.

Por la Conferencia Oeste tres jugadores pasaron de los 32 minutos (Love, Griffin y Durant) mientras que la ausencia de Kobe Bryant hizo que , y se repartieran la mayoría de minutos de los puestos exteriores del equipo.

De hecho Paul y Harden, ninguno elegido titular en la votación popular, jugaron exactamente lo mismo, 24 minutos.

Nuevamente los suplentes del Oeste ocuparon un papel totalmente secundario. A excepción del excepcional caso de Paul, el resto no pasaron de los 13 minutos en pista, destacando los 9 minutos de Damian Lillard y los 8 de , quien fue el único jugador que no anotó en el partido al fallar sus dos tiros.

Ni siquiera , el joven ala-pívot que se perfila como futura gran estrella de la NBA que ayer estaba en su casa, dispuso de muchas oportunidades: 10 minutos para aportar 10 puntos, 1 rebote y 2 robos tras encestar 5 de los 6 tiros que intentó.

 ¿Y los pívots, qué? ¿Otra vez campeones de Europa?

Eliminada la obligación de elegir a un pívot como titular para el All-Star unido al cambio de juego que da más importancia al triple y al ritmo de ataque, los pívots se van quedando como los dinosaurios de una liga en la que poco a poco se van extinguiendo.

Anoche sólo dos de los 24 jugadores eran pívots: y . En 1996 el 25% de los All-Stars eran centers: Shaquille O’Neal, Patrick Ewing, Alonzo Mourning, Hakeem Olajuwon, David Robinson y Dikembe Mutombo.

El legado de aquellos históricos jugadores no parece que vaya a seguir en la actualidad si nos atenemos a los números de los jugadores altos en el partido del domingo. Howard se quedó en 8 puntos y 11 rebotes en 13 minutos; Hibbert logró 8 puntos y 5 rebotes en 12 minutos. Y ninguno de los dos consiguió colocar un tapón.