Tiros libres: la sinrazón de los ‘big men’

¿Qué le está pasando a la NBA? ¿Qué ha sucedido este verano que no han querido contarnos?

¿Por qué el guión me recuerda a Space Jam, con y birlándole los poderes a Markelle Fultz y Marc Gasol, como los Monstars a Bogues, Barkley, Ewing y compañía?

Sorpresa, y de las gratas, la que, en líneas generales, nos deja este (casi) primer trimestre de competición, en materia de hombres altos y franja de tiros libres. Ambos conviviendo en tregua. En apacible connivencia.

Tomando los datos de Basketball-Reference y TeamRankings.com, comprobamos que en el curso 2017/18, de los 38 jugadores catalogados como pívots (y estrictamente pívots, nada de híbridos abiertos), 19 de ellos (la mitad) terminaron el año con porcentajes de acierto inferiores al 70%. Ahí encontrábamos a los DeAndre, Drummond, Capela, Adams, Howard, Nurkic, Gobert… piezas, todos ellos, fundamentales en el esquema de sus equipos y huéspedes habituales de la franja de un punto.

De ceñirnos a los titulares y a los que ostentaron un rol importante en la rotación, a los que partían el bacalao bajo los tableros, solo 11 dieron la talla, convirtiendo, mínimo, siete de cada diez.

En la presente campaña, repetimos cifra. Once. Con tanto small ball, acotamos la comparativa a solo veinte pívots. Los de mayor impacto en la pintura. Equilibrio casi exacto (del 72,085% del año anterior al 72,21% actual), casi culpa exclusiva de los que la suelen meter, y viéndose arreglado el entuerto por los que solían fallar.

Hermosa sinrazón, pues es de esperar que si los tiradores fiables van recuperando su puntería acostumbrada, y quienes la han mejorado constatan la racha, no ya como una racha, sino como una sólida evolución, puede que por abril estemos hablando de un acierto medio superior al 75%… lo que en dialecto big men, ya es decir mucho. Y a la pintura, oveja negra del siglo XXI, hay que mimarla.

PívotTiros libres por partido (2017/18)Tiros libres por partido (2018/19)
Joel Embiid7,4410,84
Rudy Gobert5,336,52
Andre Drummond5,064,93
Karl-Anthony Towns4,894,29
Marc Gasol4,624,75
Nikola Jokic4,174,59
DeAndre Jordan4,053,75
Steven Adams3,654,80
Clint Capela3,433,87
Jusuf Nurkic3,424,65
Willie Cauley-Stein3,383,53
Alex Len3,352,5
Hassan Whiteside3,315
Jonas Valanciunas2,823
Cody Zeller2,62,1
Enes Kanter2,593,22
Jarret Allen24,2
Nikola Vucevic1,62,8
Zaza Pachulia1,32,2
JaVale McGee0,62,4

*(en azul, mejoran; en rojo, empeoran)

¿Más es mejor?

La muestra de los pívots analizados, nos revela que, para empezar, el volumen de tiros en lo que va de otoño supera con creces al que promediaron esos mismos protagonistas en la sinfonía al completo de la 2017/18.

De estos 20 centers, 15 acuden más a la línea que en el ejercicio anterior; un 75% del total.

Esto en cuanto a la cantidad. ¿Y en cuanto a la calidad? Veámoslo.

PívotPT% en tiros libres (2017/18)PT% en tiros libres (2018/19)
Joel Embiid76,181,1
Rudy Gobert68,259,6
Andre Drummond60,556,5
Karl-Anthony Towns85,291,8
Marc Gasol83,472,4
Nikola Jokic8582,1
DeAndre Jordan5881,7
Steven Adams55,952,8
Clint Capela5655,2
Jusuf Nurkic6377,2
Willie Cauley-Stein61,955,7
Alex Len68,462,8
Hassan Whiteside69,757,5
Jonas Valanciunas80,683,3
Cody Zeller71,890,9
Enes Kanter84,886,2
Jarret Allen77,667,2
Nikola Vucevic81,982
Zaza Pachulia80,680,6
JaVale McGee73,166,7

Pues en calidad no podemos decir ni que el asunto mejore ni empeore, porque este player ranking es un verdadero caos; y entre lo comido por lo servido, pues nueve jugadores mejoran y otros once empeoran, nos quedamos más o menos igual.

No obstante, hagamos una clasificación provisional a tres niveles. Superan las expectativas (incremento superior al 5%), En su media (variación inferior al ±5%) y Oxidados (descenso superior al 5%). Todo ello ponderado por el primer dato, esto es, el que nos dice la frecuencia con la que cada big men visita la personal.

Superan las expectativas

Joel Embiid: +5% en acierto y +2,4 tiros libres por partido. De seguir esta progresión y jugando los mismos partidos que la temporada anterior (63) se iría hasta los 553 tiros libres anotados. Muy por encima de los 359 de entonces.

Karl-Anthony Towns: +6,6% en acierto y ligero descenso en la cifra de intentos por partido. Cifra que con la salida de Jimmy Butler y aumentando sus jugadas al poste, debería aumentar.

Jusuf Nurkic: +14,2% y con más de un intento extra en lo que va de año. Otro bestial progreso. El bosnio recupera definitivamente su estatus de amenaza que empezaba a ostentar en Denver antes de su lesión, y que no le ha sido fácil recuperar desde que se viera desplazado por su colega de los Balcanes, Jokic. 24 años sólo. Ojo, cuidado.

Cody Zeller: +19,1%…. what!?? El menor de los Zeller sobrepasa una frontera casi reservada a las mejores muñecas del backcourt. En esta dinámica tan solo le falta aumentar su agresividad en la zona para sacar mayor rédito a un recurso por explotar. Y Kemba Walker lo agradecería muchísimo.

DeAndre Jordan: ¡¡+23,7%!! con descenso ligero en la asiduidad (démosle tiempo a Doncic). Mágico. Inimaginable. Sideral… ¿Sostenible? No pensemos en eso ahora. Visca el verano. Nunca es tarde si la dicha es así de buena. “Ya no me da miedo el tener que ir ahí. Ya nunca más me avergonzará ir a la línea”, manifestó DeAndre hace unos días.

En su media

Andre Drummond: -4% y menos incisivo que antes. El pívot de Detroit se queda en la frontera del ‘necesita mejorar’; pero analizando el que ha sido su recorrido desde que llegara a la NBA, merece nuestro voto de confianza. Pues en cuatro de sus primeras cinco temporadas, ni siquiera alcanzó el 40% de acierto desde esta distancia, exhibiendo una mejora superlativa el curso pasado, plantándose en ese ‘digno’ 60,5%. Con que siga girando en esa órbita, nos damos por satisfechos.

Steven Adams: -3,4%. poco se habla del flojo tiro libre de Steven Adams. Una pena, porque sus paseos por la personal son habituales, y un incremento en sus porcentajes serían un gran punto a favor para la ofensiva, ya de por sí buena, de OKC.

Nikola Jokic: -2,9%. Prácticamente irreprochable la suave caída que sufren los porcentajes de uno de los pívots más completos (sino el que más) de la competición. Se mantiene por encima del 80% y además fuerza más faltas de tiro que el año anterior. Lo dicho, irreprochable.

Clint Capela: -0,8%. Otro acomodado que no da muestras por ahora de intentar equiparar su rendimiento a su nuevo contrato (90 millones en 5 años). Las virtudes de Capela son muy buenas pero muy concretas. Finalizador, intimidador y ya. Una evolución en su lanzamiento de un punto es algo, por lo tanto, exigible.

Zaza Pachulia: Clona sus porcentajes y casi con un intento más por velada en la línea de la rutina. Cumplidor el georgiano tras su salida del Dream Team.

Nikola Vucevic: +0,1% y recibiendo más faltas en la pintura. Revivido. Renacido. Recuperado para la causa un jugador que tras tres años devaluándose, está esculpiendo la mejor temporada de su carrera. ¿He oído agencia libre?

Enes Kanter: +1,4%. Fiable como Volvo. De lo poquito salvable de los Knicks desde octubre. Con su categoría bajo los aros, incluso, podríamos pedirle que intentara acudir a la línea un poquito más.

Jonas Valanciunas: +2,7%. La suplencia (tres minutos menos en cancha) no está pasando factura al lituano; más bien todo lo contrario. Tira más y tira mejor. Relevo ideal de Serge IbakaQue bien lo está haciendo Nick Nurse.

Oxidados

Alex Len: -5,6%: En los Atlanta Hawks está mejorando sus números en anotación respecto a su último año en Phoenix. Sólo eso; en lo demás, va de mal en peor. Comete más pérdidas, rebotea peor, lanza peor de dos, de tres… y de uno. Y saca menos faltas. Mal Len.

Willie Cauley-Stein: -6,2%. Al contario que el ucraniano, el de los Kings evoluciona prácticamente en todo, siendo sus porcentajes desde la personal el único lunar reseñable. A un pívot que presume de tener tiro de medio distancia, hay que exigirle, mínimo, que no baje de ese 60% desde la personal.

JaVale McGee: -6,4%. Ni él debió creerse sus porcentajes del curso pasado en Golden State; por encima del 70% por primera vez en su carrera. Además, gracias a sus asociaciones con Ball, Kuzma y James está acudiendo a la línea casi tanto como en sus primeros años. Acariciar de nuevo ese 70% debe ser su cometido.

Rudy Gobert: -8,6%. Si los Jazz no terminan de arrancar, es muy en parte porque su hombre más importante tampoco termina de hacerlo. Un acierto cercano al 70% para alguien que logra sacar tantas faltas a sus rivales es imprescindible para que las defensas vean el realizar un marcaje férreo al pívot galo como un riesgo y no como un potencial hack.

Jarret Allen: -10,2%. Horrible comienzo de un jugador que, en su segundo año, ya ha se consolidado como la referencia interior de su equipo, los Nets. En su único año en la NCAA fue un jugador del 56% desde la susodicha franja, por lo que no debe despistarse. Su tremendo salto en viajes a la línea (2,2 más por encuentro) serán en balde si esos porcentajes no vuelven a subir.

Marc Gasol: -11%. Ha despertado en noviembre, así que es de esperar que esos dolorosos once puntos menos vayan compensándose con el devenir de las semanas. Pues son casi cuatro años ya sin bajar del 80% y, por si fuera poco, está encestando más triples que nunca (41,1% en 4,6 intentos).

Hassan Whiteside: -12,4%. El center de los Miami Heat sufre el mayor descalabro de todos en esta faceta, por lo que ese +1,5 extra de tentativas por choque, restan más que suma a tenor de los porcentajes. Con regresar a un 65% debería bastar para apaciguar a Erik Spoelstra.

Nos vemos en abril.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

La curiosa historia de Zhaire Smith: ha perdido 9 kilos por una reacción alérgica

Michael Jordan colabora repartiendo comida a las víctimas del Huracán Florence

Siguiente