Traspaso de Blake Griffin: los Clippers no quieren perder

“Un Clipper de por vida”. El 1 de julio los realizaron una presentación privada en el Staples Center que costó decenas de miles de dólares con el único objetivo de convencer a de que firmase un contrato de cinco años con ellos a cambio de 173 millones de dólares. Griffin no se lo pensó mucho y aceptó, cancelando posibles reuniones con Phoenix Suns y otros equipos.

¿Por qué apenas siete meses después la franquicia ha decidido romper con el jugador?

El aspecto deportivo

La salida de Chris Paul se contrarrestó en Los Ángeles de la mejor forma posible, armando un equipo largo, con hombres de calidad contrastada que garantizasen victorias y luchar por los playoffs. Lamentablemente para los Clippers las lesiones han sido un problema recurrente desde septiembre y Doc Rivers se ha visto obligado a jugar muchos partidos con cuatro teóricos suplentes como titulares tras las persistentes bajas de Patrick Beverley, Danilo Gallinari, Milos Teodosic, Austin Rivers o el propio Griffin.

Así pues, tras empezar 4-0 el curso, llegó una nefasta racha de 9 derrotas seguidas (8-15, 16 de diciembre) que amenazaba con volar la temporada por los aires. Pero los Clippers resistieron, se han vuelto a poner con balance positivo (25-24) y los playoffs son un objetivo real para esta temporada. Las llegadas de , un gran defensor, y , un power forward abierto que está promediando 4,5 puntos, 2,8 rebotes y 3,4 asistencias menos que Griffin pero con mejor porcentaje de acierto en triples —41% contra 34%—, hacen prever un rendimiento similar al de las últimas semanas si la creatividad de Griffin es capaz de ser sustituida por un impacto positivo de los tres jugadores que llegan desde Detroit.

Además, con Griffin en la plantilla no se iba a dar ningún salto de calidad adicional, por lo que tocaba examinar el futuro desde otro punto.

El aspecto económico

Griffin cumplirá 29 años el 16 de marzo y es un jugador que ha perdido gran parte de su poderío físico. No tiene el salto de antes, no tiene el primer paso en el poste de antes y nunca ha sido un gran defensor. Abonarle 39 millones de dólares por una temporada cuando cumpla 33 años no parece el mejor de los planes, así que se ha optado por dejarle escapar a cambio de futuro (ronda del Draft) y flexibilidad salarial (Avery Bradley terminará contrato en julio y Tobias Harris y Boban Marjanovic en 2019).

El margen económico con el que contarán los Clippers para años venideros ha crecido de forma vertiginosa y la salida de Jordan podría elevarlo aún más. Si las piezas recibidas por una teórica salida del pívot van en la misma dirección, los Clippers seguirían teniendo una plantilla competitiva a la vez que la opción de salir al mercado con opciones de luchar por agentes libres de renombre.

Conclusión

Si el proyecto de los Clippers con Chris Paul a la cabeza no terminó de cuajar, ¿iba a funcionar uno solo con Griffin y a lo mejor como estandartes? La mejor opción para los Clippers era desprenderse de Griffin —no por su juego pero sí por su contrato—, mejorar las perspectivas salariales de futuro y luchar por agentes libres en 2018 y 2019. Los Clippers no son precisamente la franquicia más envidiada de la NBA, pero siguen ubicados en uno de los grandes mercados estadounidenses y Los Ángeles es la ciudad favorita de numerosos jugadores de la Liga. Por el momento ya está decidiendo qué día de junio llamará al agente de para tratar de concertar una cita.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

John Wall tendrá que esperar para jugar: siguen sus problemas en la rodilla

Traspaso de Blake Griffin: la nueva apuesta de los Pistons por el presente

Siguiente