Viento a favor de los Jazz

El parón del All-Star es un momento fantástico para tomar un poco de aire y repasar la situación de los equipos de cara al tramo final de temporada. Se acercan los playoffs y la pelea en el Oeste va a estar tan divertida como siempre. Eso nunca falla.

Utah ha tenido una primera mitad de curso un tanto extraña, con altibajos. Sin embargo, encaran el último mes y medio de competición en un buen estado de forma y con un escenario más que favorable por delante.

Los de Quin Snyder ocupan la sexta posición de la Conferencia Oeste con un balance de 32 victorias y 25 derrotas. Están con mejor récord que el año pasado a estas alturas. Han ganado 14 de los últimos 19 partidos y tienen bastantes motivos para estar felices.

El primero, y no es poco, es el calendario.

Rivales amables, por fin

lo ha tenido muy, muy complicado hasta enero. Los de Salt Lake City han jugado hasta ahora dos veces contra Boston, dos contra Denver, tres contra los Warriors, cuatro contra los Rockets, dos contra Indiana, dos contra los Thunder, dos contra los Sixers, cuatro contra los Blazers, tres contra San Antonio y dos contra los Raptors.

Ningún otro equipo ha tenido un calendario como este en el primer tramo de la temporada. Ha sido, según varios portales especializados, el más complicado entre todos los conjuntos de la NBA. Teniendo esto en cuenta, han salido bastante bien parados del examen.

Lo bueno es que ahora les toca todo lo contrario, claro. Tienen 25 partidos por jugar de temporada regular y 16 de ellos son contra rivales con un balance inferior al 50 por ciento. Se van a enfrentar tres veces a los Suns, una vez a los Knicks, a los Hawks, a los Bulls…

Mientras otras franquicias se van a jugar los puestos de playoffs contra rivales complicados, ellos cuentan con la ventaja de haber pasado ya lo peor en ese sentido.

Donovan Mitchell

Otro motivo que tienen los Jazz para estar contentos es el rendimiento que ha tenido últimamente Donovan Mitchell. El jugador de segundo año no empezó del todo bien la temporada, pero el salto a 2019 le sentó de maravilla.

Qué mes de enero hizo. Si lo comparamos con diciembre el crecimiento es tremendo.

PartidosPuntos% tiros%triplesasistencias
Donovan, diciembre1418,238,129,82,9
Donovan, enero1527,745,341,25,1

Mitchell es, con diferencia, el máximo anotador de los suyos y necesitan esa versión de él en ataque. Los resultados acompañan cuando está a ese nivel. En el mes de enero, los Jazz tuvieron un balance de 11 victorias y tan sólo 4 derrotas.

No es casualidad.

Más motivos para el optimismo

El ataque de Utah es importante –al final esto se trata de meter canastas– pero su fuerte ha sido, es y será la defensa. Y en ese sentido, los de Quin Snyder siguen siendo élite de la competición.

En estos momentos, son la cuarta mejor defensa de toda la NBA. El comandante ahí es Rudy Gobert que, por cierto, está jugando mejor que nunca sin hacer mucho ruido.

El francés está haciendo los mejores números de su carrera en prácticamente todo y está en los primeros puestos de varias categorías importantes. Es el quinto máximo reboteador de toda la NBA, el tercer jugador que más tapones pone por partido y el que mejor porcentaje tiene en tiros de campo de toda la competición.

Buenísimas noticias para Utah.

En definitiva, el viento está a favor de los Jazz, que son un equipazo con todas las letras. Ese vestuario parece estar muy unido después de todo lo que vivieron el curso pasado en playoffs y están preparados para encarar el tramo final de temporada a un gran nivel.

No perdamos de vista a los Jazz, que cuando llega la hora de la verdad compiten como los que más.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.



Anterior

La peligrosa, pero enmendable, tara de los Philadelphia 76ers

John Jenkins acuerda 2 años con los Knicks

Siguiente