¿Y si Kobe hubiera jugado para los Celtics?


Año 1996.

Llegó uno de los Drafts más esperados de antaño. Una de esas noches destinadas a marcar la historia de un deporte gracias a nuevos jugadores que apuntaban muy alto.

Así sería finalmente, pero el orden de los factores en los que eligió cada equipo quizás sí hubieran podido modificar el producto final que nuestros ojos han disfrutado durante tantos años.

En las oficinas de los Celtics empezó a resonar el nombre de un joven escolta de habilidad tremendamente trabajada y que podría ser uno de los grandes tapados de la noche.

Como ocurre en este tipo de casos, se evaluó qué sucedería en el caso de seleccionar a ese tal Kobe Bryant; cuál sería el impacto para la configuración de la plantilla, los siguientes movimientos en el mercado que habría que dar y, sobre todo, si no había otro rookie que encajase mejor en lo que estaban buscando.

Cambio de planes

Los Celtics optarían por una elección más segura bajo las perspectivas de aquel mercado del año 96, y decidieron que Antoine Walker (pick Nº6) sería quien se enfundara la camiseta verde.

Walker, quien jugó en la NBA hasta la temporada 2007-08 con los Timberwolves y en su paso por la liga se embolsaría unos 110 millones de dólares sólo en salarios, promediaría en su primera campaña en Boston 17,5 puntos y 9 rebotes, cifras nada desdeñables sin duda.

¿Por qué no Kobe?

Desde luego que se trataba de una elección mucho más complicada y arriesgada a priori que escoger a Walker, pero hay una intrahistoria por debajo de todo ese proceso.

Gracias a ESPN hemos podido conocer que M.L. Carr, por entonces general manager de los Celtics, sopesó seriamente elegir a Bryant, e incluso fue a consultarle a Red Auerbach – justo en ese año desempeñaba funciones como presidente del equipo, y en 1997 pasaría a ser vicepresidente – qué debía hacer.

Creo que ese chico va a ser un infierno de jugador“, le confesó Auerbach a Carr. “Pero puede acabar yéndose en cualquier dirección. Él parece ser sólido, pero aún es un chico de instituto. Tienes que tomar una decisión en base a lo que necesitas hoy. Pero creo que es un infierno de jugador”.

Entrenamiento para los Celtics

Como es habitual en las semanas previas al Draft, los rookies realizan diferentes entrenamientos privados con diferentes franquicias. Un escaparate en el que exhibir las facultades individuales de cada uno para ver qué equipo es el que cae prendado ante ellas.

Bryant trabajó también con los Celtics, y cuando Karr le vio moverse en el parqué, sintió que ese joven guard estaba predestinado a hacer cosas realmente grandes en la NBA.

“Cuando hablo de esto, y precisamente no es que me guste decir cosas buenas de los Lakers, tengo que reconocer algo: Kobe estuvo increíble en la entrevista que tuvo con nosotros. Fue la mejor entrevista en la que yo haya tenido parte.

Kobe conocía la liga como nadie. Conocía a los Celtics desde un punto de vista histórico. Él sabía cosas de los Celtics probablemente mejor que muchos Celtics [sin hacer referencia a otros jugadores o aficionados] con sus 17 años…”.

La estirpe de Bird

Pasados los años y desde un punto de vista global, obviamente la elección de Bryant hubiera sido más fructífera que la de Walker.

El escolta acabó jugando en el equipo que llevaba en el corazón, creciendo como uno de los grandes mitos en toda la historia de la franquicia angelina. Pero, a pesar de la rivalidad entre Celtics y Lakers, Bryant siempre ha reconocido que, de haber acabado en Boston, él no habría dudado a la hora de llevar el peso que suponía continuar el legado que Larry Bird dejó al retirarse.

Habría tratado de continuar el legado de Bird“, dice Bryant. “Absolutamente [habría sido así]. Lo habría hecho con una gran cantidad de orgullo y honor”.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.