16-1 es el magnífico balance de los Pacers como locales

Intratables. El Bankers Life Fieldhouse de Indianapolis se ha convertido en un feudo casi inexpugnable para todo aquel que lo visita con el objetivo de sacar una victoria.

En los 17 partidos disputados hasta la fecha en él, solamente se ha producido una derrota. Y ésta no ha sido durante la pasada madrugada frente a los .

Los lograron un parcial de 18-0 durante el tercer cuarto que sería demoledor para el devenir del partido, el cual finalizaría con un marcador de 99-82. Lo más curioso es que los de New Orleans entraron en el encuentro con un gran balance estadístico: tienen un 9-1 cuando dejan a su rival por debajo de los 100 puntos y un 11-5 cuando van ganando al descanso. Ambas cosas se cumplieron, y aún así los Pacers se quedaron con el triunfo.

Mucho tuvo que ver, como casi siempre, la actuación de con 24 puntos y 10 rebotes. El alero ha anotado más de 20 tantos en 24 de los 32 partidos de los Pacers. Casi nada.

“Sabíamos que con el paso de los minutos nuestros lanzamientos iban a entrar”, señaló George. “Hemos jugado bien defensivamente y por eso sabíamos que nos mantendríamos en el partido”.