40 puntos y éxtasis de Kyrie Irving en el preludio de otra rivalidad de época

Boston y Philadelphia regalaron un partido de alta gama por Navidad; el base hizo enloquecer al ‘Garden’

Menudo señor encuentro el que Boston y Philadelphia dejaron debajo del árbol en la jornada de Navidad. Envite de poder a poder que anticipa otro auge (sería el tercero) dentro de una rivalidad histórica que llevó a ambas franquicias a encontrarse (desde los 60 hasta los 80) hasta en ocho ocasiones en las finales por el trono de la Conferencia Este. Y dentro de la alta gama general que fue el partido, qué delicia de encuentro se marcó , héroe absoluto de la conquista verde con 40 puntos y una prórroga para entregar el sombrero por los aires.

Boston y Philadelphia han dejado caer en su segundo enfrentamiento esta temporada (dos victorias verdes) que la vieja hegemonía de ambas franquicias nunca estuvo tan cerca de volver en los últimos años. Con los dos proyectos más consolidados de su historia reciente (desde 2008), ambos lucharán por la corona de la Conferencia Este dentro de unos meses. Y también hay indicios fiables para pensar que esa lucha se extenderá durante los próximos años. La vieja rivalidad ha vuelto; eso es una gran noticia para los devotos de las franquicias históricas.

Y lo ha hecho con un excelso Kyrie Irving como responsable del vehículo que debía llenar de ilusión el mundo occidental durante una sola noche.

Si James Harden parecía haber tocado techo en el duelo (preludio de playoffs) inmediatamente anterior con 41 puntos, el viejo Drew no se quedó atrás con sus 40 tantos, 10 rebotes y 3 asistencias para llevarse un partido de alto nivel, intensidad y competición. Todo un homenaje de baloncesto a gusto del consumidor medio.

Irving fue quien permitió a los Celtics no llenar de agua sus pulmones al final del cuarto cuarto (canasta para igualar el partido, que se fue al tiempo extra); y en la prórroga Kyrie tiró de sus renos para, con acciones de alto espectáculo, amarrar la victoria para su equipo. Especialmente celebrados por su trascendencia fueron los dos triples seguidos que acertó a anotar en los últimos dos minutos.

Antes de eso, Kyrie había llegado con 23 puntos al descanso y también dejado miguitas de pan para todo aquel que creyese que iba a ser su noche. Efectivamente lo fue, con su segunda mayor anotación de la temporada (tras los 43 en la victoria ante Toronto). Se confirma, pues, que el mejor jugador de los Celtics aparece cuando el rival asusta en la mitad de cancha de enfrente.

Ante Raptors y 76ers, en teoría los rivales de mayor importancia en el Este junto a Pacers y Bucks, Irving se fue a 43 y 40 puntos; y ambos encuentros terminaron con victoria.

Excelso e insuficiente Embiid

También estuvo a un nivel excelso , que terminó con 34 puntos (19 al descanso) y 16 rebotes en una nueva gran actuación dominando la pintura de Philadelphia.

Los 76ers acusaron el esfuerzo en una prórroga en la que tanto en acierto como en intensidad los Celtics fueron superiores. Pudieron haber matado el choque tras flirtear con ventajas cortas al final del cuarto período pero en los instantes finales un tiro de Redick (cuando Kyrie había ya empatado) no acertó con la red. Eso les condenó a morir en el tiempo extra.

El equipo de Brett Brown protagonizó una encomiable recuperación en el marcador, pues se repuso de manera bastante entera tras ir por debajo (también en intensidad y ganas) en el primer tiempo. Jimmy Butler terminó con 24 puntos, Wilson Chandler con 15, J.J. Redick con 17 y Ben Simmons con 11 (y 14 rebotes).

De poco sirvió ya que la victoria no se movió del TD Garden, que enloqueció con la erupción de su gran estrella local, Kyrie Irving, y su traca final. Jayson Tatum y Marcus Morris (23 puntos cada uno) fueron quienes más ayudaron a que el trineo del tío Drew llegase a tiempo a su cita con los fans de Boston.

Un completo partidazo, con dos jugadores (alguno más también) que seguirán marcando época en los próximos años, Irving y Embiid, y dos franquicias históricas que vuelven a querer dominar la NBA por Navidad.

(Fotografía de portada: Omar Rawlings/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.


Anterior

Mientras haya James Harden, habrá aspirante

El Olimpo de los superhombres

Siguiente