A Durant le encantaría estar entre los propietarios de Seattle

Seattle se despidió de la NBA en 2008 con el traslado de los de los entonces a Oklahoma City. Desde aquel momento, y por diferentes oleadas, no han faltado las voces que clamasen por el regreso del mejor baloncesto a Seattle; un ruego generalizado que ahora ha vuelto a colocarse bajo el foco con la decisión de expansión de la NHL a 32 equipos, estando ubicada una de esas nuevas franquicias justo en la ciudad del estado de Washington.

Con esa noticia en ciernes, ha sido imposible no volver a preguntarse cuándo ocurrirá lo propio en la NBA, y más en concreto con los ‘desaparecidos’ Sonics; pregunta que Nick Friedell de ESPN ha trasladado a cuestionándole por si le gustaría formar parte de una futura propiedad en Seattle.

“Demonios, sí. Por supuesto que lo haría, No importa si es en Seattle o en otro equipo, igualmente me encantaría a los jóvenes a crecer o a otros jugadores a alcanzar la siguiente fase de sus carreras. ¿Por qué no? Me gustaría como alguien que ha pasado por esto siendo jugador. Menos ser traspasado, he pasado por casi todo. Me encantaría devolver a una organización el conocimiento he que adquirido. Así que sí, estaría interesado”, señala.

Poco queda por explicar de la estrecha relación de Durant con Seattle. Aunque a veces cueste recordarlo, fue elegido como número dos del Draft de 2007 por los Sonics y con ellos se proclamó Rookie del Año. Ahora, aunque cada vez que habla de ellos muestra el cariño que guarda por el que fue su primer equipo en la Liga, entiende que esperar a tener la oportunidad de ser parte de ellos tampoco es una opción.

“Sin duda sería una gran historia, pero sería mucho trabajo y nada fácil al tratarse de Seattle. Sé que la gente quiere unirme a Seattle y es algo que me encanta, pero no estoy esperando esa oportunidad. Cualquier opción que se presente en algún lugar para ser parte de un grupo de propietarios o de una oficina, me gustaría, ¿pero quién sabe sucederá al final de mi carrera?”, concluye.

(Fotografía de Ezra Shaw/Getty Images)