A Michael Jordan nunca le gustó la etiqueta de ‘GOAT’