Aldridge abusa de unos Celtics mermados por las bajas


Los San Antonio Spurs se reencontraron con la victoria tras asaltar el TD Garden de Boston por 96-115. El conjunto texano venció con comodidad tras una contundente segunda parte, en la que, aprovechando la mala situación de los locales, llegó a mandar por hasta 25 puntos de diferencia. Los Celtics acusaron notablemente las bajas de Jayson Tatum y Al Horford, y su racha actual de cuatro derrotas consecutivas comienza a ser preocupante.

LaMarcus Aldridge, con 48 puntos, fue el dominador absoluto del encuentro. El ala-pívot estuvo muy acertado en su clásico tiro de media distancia, y fue destrozando uno tras otro a todos los defensores que probó Brad Stevens sobre él. El ex de los Blazers anotó 20 de sus 31 tiros a canasta, y redondeó su gran actuación con 13 rebotes y 6 asistencias.

También alcanzó un doble-doble DeMar DeRozan, autor de 16 puntos y 11 asistencias, aunque todos los jugadores de los Spurs quedaron relegados a un segundo plano ante la exhibición de Aldridge. Este triunfo no hace que San Antonio abandone el octavo puesto del Oeste, pero sí estrecha más unas diferencias ya reducidas de por sí, pues solo un partido les separa de los Thunder, quintos clasificados.

Sin alternativa

Escasa o nula fue la oposición que presentó Boston en la segunda mitad. Nadie fue capaz de dar un paso adelante para tratar de suplir las importantes ausencias, y de hecho fue uno de los partidos más pobres de los Celtics a nivel general. No es buena señal que Marcus Smart, que acabó con 14 puntos, fuese el máximo anotador del equipo, pero es que el acierto de sus compañeros brilló por su ausencia.

Kyrie Irving se quedó en 11 puntos tras firmar un 5/17 en el tiro, Gordon Hayward y Marcus Morris no pasaron de los 13 tantos, Terry Rozier no pudo superar los 2 puntos, Jaylen Brown solo anotó un tiro en ocho intentos… Para olvidar.

Y lo cierto es que no es, ni mucho menos, el primer partido para olvidar de estos Celtics. Los de Massachusetts están ya a dos partidos del cuarto puesto, y aunque aún tienen que enfrentarse en dos ocasiones a los Pacers sus opciones para ser cabeza de serie en primera ronda de playoffs son cada vez más reducidas. El talento de su plantilla sigue siendo incuestionable, pero están coqueteando tanto con el abismo que no se sabe cuándo pueden dar un paso en falso. Veremos si finalmente acaban despertando a la hora de la verdad o si se terminan confirmando como una de las decepciones del año.

(Fotografía de portada: Ronald Martínez/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.