Aldridge eligió a los Spurs gracias a un protagonista inesperado

ha desvelado cuál fue uno de los motivos principales que le llevaron a aceptar la oferta de San Antonio .

Los primeros nombres en los que uno piensa son y , pero el nuevo ala-pívot de la franquicia tejana ha sorprendido hablando del papel clave que jugó un protagonista inesperado: .

Ime Udoka, 38 años. El alero nacido en Portland pero internacional por Nigeria que jugó 7 temporadas en la NBA, una de ellas en Portland junto a un ‘rookie’ llamado LaMarcus Aldridge, y que pasó a ser entrenador asistente de Gregg Popovich en los Spurs tras un breve paso por UCAM Murcia y rechazando así, en el verano de 2012, ofertas de Murcia, Gran Canaria y otros equipos europeos para seguir jugando.

Aldridge y Udoka entablaron una gran relación que se ha mantenido hasta hoy. El ’12’ de los Spurs ha querido contar la historia detrás de su fichaje al periodista Sam Amick de USA TODAY y aquí os facilitamos la traducción:

“Pregunta. He escuchado que Ime fue importante en tu paso por la agencia libre, pero quería preguntártelo a ti. ¿Fue así?

Respuesta. Fue enorme. Como has dicho, jugué con él, y cuando jugaba con nosotros, él y yo éramos amigos. E incluso cuando se fue a los Spurs, cuando jugábamos contra ellos todavía nos reuníamos y me llevaba a las instalaciones de entrenamiento para que pudiera darme un baño frío. Siempre fue muy amable conmigo y creo que jugó una parte crucial en esto. Si tenía preguntas, le llamaba. Y cuando las cosas no pintaban tan bien (durante las negociaciones con Spurs), hablábamos durante una hora o dos sobre todo el asunto. Reafirmaba cosas que no entendía, o que no creía que fueran precisas. Le dije a R.C. Buford (el general manager de Spurs) que ‘Ime cerró el acuerdo’. Popovich fue muy importante para mi, pero Ime puso mucho empeño.

P. ¿Es cierto que voló contigo a Dallas cuando terminaste las reuniones en Los Angeles?

R. Las reuniones habían terminado. Estaba entre dos equipos, Phoenix y los Spurs. Pensaba que Udoka se quedaba en San Antonio en verano, así que le dije ‘Hey, voy en avión a Dallas, podrías coger un vuelo de Dallas a San Antonio’. Y él me dice ‘Vale’. Se sube en el jet, y le comento, ‘Estamos a punto de despegar, deberías comprar tu vuelo (a San Antonio) en el avión. Ve a comprarlo’. Y me responde ‘No voy a comprar ningún vuelo’. ‘¿A qué te refieres?’. ‘Vivo aquí en Los Angeles ahora. Solo estoy volando para responder a cualquier pregunta que tengas’. Le digo, ‘Tío, estás loco, baja del avión’. Me responde ‘No, voy a responder tus preguntas’. Insisto, ‘No tienes que hacerlo, no lo hagas’. Pero él dice ‘No, no me voy a bajar’.

Nos sentamos en la parte trasera y hablamos durante todo el vuelo. Conversamos sobre el sistema, sobre mi. No tenía muchas preguntas. Simplemente él me decía cómo iba a encajar. Todo el mundo estaba hablando de cómo no iba a poder tener mis tiros o ser el anotador que soy, y él me decía: ‘Necesitamos a alguien que anote ahí abajo. Tim (Duncan) es más viejo y necesitamos a alguien para liderar un doble equipo ahí abajo’. Así que yo le decía: ‘Quizá no soy un Spur, porque he estado promediando 23 (puntos por partido) las últimas tres o cuatro temporadas, y quizá no encajo en vuestro sistema de vamos todos a promediar 17’. Y me respondió: ‘No, no vamos a intentar cambiar quien eres y hacer que promedies 16 o 17. Queremos que seas tú, porque nos vas a ayudar a mejorar y viceversa’.

P. Tenías dos situaciones muy diferentes en Phoenix y San Antonio. ¿Tenías alguna preocupación por la sombra de Tim? Ir a los obviamente hubiese sido diferente, ya que serías la atracción principal.

R. No, porque no estoy intentando ser Tim Duncan. No intento ocupar su lugar. Nadie puede hacerlo. Lo primero de todo, el empezó ahí y terminó ahí. Yo no. Yo no empecé ahí. No hay presión porque no empecé ahí y no voy a intentar ser él. Mi juego es totalmente diferente al suyo.

Nunca tuve problemas con ello. Creo que la prensa le dio más importancia, como si intentara ocupar su lugar y hacerme con su rol. Yo pensaba: ‘No, intento ser yo’. Creo que estando con Pop en el sistema con los demás, debería estar bien. Eso era lo que estaba considerando: Ir a Phoenix, ser la cara y el hombre, o ir a San Antonio y probablemente ganar antes y estar mejor integrado. Ese era mi debate. Y yo decía: ‘Si queréis que venga y promedie 12 o 13 puntos, ese no soy yo. Me gusta anotar’. Pero ellos respondían: ‘No, queremos que juegues en nuestro sistema, pero necesitamos tu anotación’. Una vez que escuché eso, todo estaba bien”.

Ime Udoka, el hasta ahora ‘héroe anónimo’ de esta historia, no quiso hablar con la prensa sobre ella. Sin alardes, como mandan los cánones en San Antonio Spurs.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Whiteside y Green discuten sobre el ‘small ball’

Steve Nash, ¿el mejor base del siglo XXI?

Siguiente