All-Star 2018 con nbamaniacs: el gran partido y Michael Jordan

El 2018 está siendo cubierto en vivo desde Los Ángeles para nbamaniacs por Jose Saenz de Tejada como enviado especial. Es nuestro hombre en punta, como dirían en Misión Imposible. A través de sus palabras y cámara trataremos de acercaros un poco más el gran espectáculo de estrellas de la NBA.

Último día de nuestra aventura en Los Ángeles. Un All-Star inolvidable que culminaba con el gran evento: el encuentro entre los mejores jugadores del mundo, con el añadido de estar motivados por el nuevo formato implantado por la NBA que incluyó el reparto de jugadores entre dos capitanes mendiante un Draft tipo patio de colegio.

Según avanza el fin de semana, todo se va multiplicando por diez. Me explico: el sábado hay mucha más seguridad que el viernes y el domingo, directamente cortan las calles alrededor del Staples Center. Lo mismo ocurre con la cantidad de aficionados que asisten como público al estadio y con los periodistas acreditados para cubrirlo. El domingo es el día fuerte y se nota.

Desde primera hora de la mañana, caminar cerca del pabellón de los Lakers es sinónimo de fiesta. Puestos de venta de camisetas, foodtrucks, carteles indicando la dirección al Staples Center, infinitos banderolas recordando que las estrellas están en la ciudad y grupos de música que animan todavía más el ambiente. Las calles de Los Ángeles son una extensión del espectáculo que rodea siempre al All-Star.

Al contrario que el viernes y el sábado, la mañana del domingo la tenemos libre. Los protagonistas descansan para el partido de por la noche y no se organizan eventos con la prensa durante el día. Así que decidimos acercarnos al pabellón unas horas antes para dar una vuelta y ver qué cosas interesantes podíamos encontrar. Y la verdad es que no fueron pocas.

Pasamos el control de seguridad, bajamos las escaleras hasta la zona de prensa, dejamos la mochila y nos encontramos de frente con dos tipos que conocerán los más aficionados. Shams Charania y Adrian Wojnarowski. Dos de los rostros más conocidos del periodismo NBA americano charlando tranquilamente. Entre los dos se reparten las noticias más importantes de la competición. Se enteran de todo antes que los demás y lo cuentan a través de sus cuentas de Twitter. Una rivalidad sana y diferente fuera de las canchas. ESPN y Yahoo Sports!, algo así como el Real Madrid – Barcelona de los medios de comunicación en lo que a exclusivas NBA respecta.

Después salimos caminando hacia la pista donde están a punto de aparecer los protagonistas para calentar. El exfutbolista Thierry Henry estaba por ahí recreándose del momento como uno más. Russell Westbrook y Kemba Waller, ambos del Team LeBron, fueron los primeros en comenzar a practicar su lanzamiento.

Justo en este instante, hacíamos un directo en la cuenta de Twitter de nbamaniacs para tratar de mostrar el ambiente en los minutos previos al comienzo del partido.

Las estrellas también disfrutan del espectáculo

Cuando no nos queda más remedio que abandonar la pista por orden de los empleados de seguridad, aprovechamos para darnos otro paseo por los pasillos en los que encontramos, prácticamente, más caras conocidas que desconocidas. Entre ellos Adam Silver charlando con periodistas; jugadores yendo de un lado para otro antes de irse a los vestuarios para terminar de prepararse; y famosos como Ludacris o Kevin Hart que se abrazan y bromean como si no se hubiesen visto en dos años.

Unos minutos más tarde, justo antes de las presentaciones, seguimos a las estrellas en su camino hacia el túnel que les dirige al escenario. Por el camino, se cruzan con los aficionados que ocuparán las primeras filas y que aprovechan para sacar sus teléfonos y capturar el momento. Uno no se encuentra muchas veces en su vida cara a cara con LeBron James, Stephen Curry o Kevin Durant al mismo tiempo. Es casi obligatorio tratar de inmortalizarlo.

Una vez los jugadores consiguieron llegar al túnel, les tocó esperar para saltar a escena. Sí, ellos también esperan. Y sí, ellos también disfrutan del espectáculo. Entre bromas, reían y observaban lo que ocurría a su alrededor conscientes de que todo lo que rodea al All-Star merece prestar atención. Llegó su turno, saltaron a la pista y el resto ya lo conocéis

El mejor final posible

En teoría, el final del párrafo de arriba iba a ser el final de este artículo pero cuando ya nos estábamos yendo a la zona de prensa a comer algo, ocurrió algo que no podemos dejar fuera.

Michael Jordan, con varios miembros de su familia, apareció por el pasillo dejando a los presentes sin palabras y totalmente alucinados y sorprendidos por su presencia. Al mejor jugador de todos los tiempos no le gusta llamar la atención. Llega el último, entra sin querer hacer mucho ruido y se va el primero. No ocupa un asiento junto a otras leyendas que sí estaban presentes a pie de cancha (Jerry West, Kareem Abdul-Jabbar), prefiere no ser visto y estar tranquilo.

Sin embargo, a los pocos afortunados que casualmente nos lo encontramos, nos dejó sin palabras. Sinceramente, no se me ocurre mejor final para esta cobertura especial de nbamamiacs desde Los Ángeles.