Andray Blatche y Mirza Teletovic se enzarzan y Jason Kidd explica que es “competencia”

Si el año pasado se esperaban resultados inmediatos de los Brooklyn , con las llegadas de Paul Pierce y Kevin Garnett la presión ha ido en aumento. La exigencia es máxima. Ser un rival directo de los Miami Heat es el objetivo y tiene claro que si para ello tiene que haber algún roce entre los jugadores durante la pretemporada, pues bienvenido sea.

Así, durante uno de los últimos entrenamientos de los de Nueva York, la práctica quedó interrumpida por una pelea entre y que no llegó a más gracias a la intervención de sus compañeros, que consiguieron separarles. El hecho en sí podría haber sido tomado por el técnico como un problema interno; sin embargo, le ve ventajas a que sus jugadores lo den todo desde ya. “Es algo bueno, es la competencia. Este equipo se ha armado para competir a un alto nivel y es lo que usted vio. Todo se hace con respeto. Todos estamos trabajando duro y es justo lo que se necesita”, sentenció en declaraciones a ESPNNewYork.com.