Drummond acaba expulsado por golpear a su viejo rival Roy Hibbert

La relación entre y no ha sido especialmente fluida en los últimos años. Al inicio de la temporada 2013-14 (la segunda de Drummond en la NBA), Roy Hibbert explotó contra el pívot de los Pistons tras un partido entre ambos, cansado de su afición a hablar más de la cuenta en la cancha. Drummond, por su parte, no pudo sentirse más que orgulloso por haber conseguido sacar de quicio al entonces pívot de Indiana. Unos meses después, en marzo, el jugador de los Pistons sufrió una aparatosa caída luchando por el rebote con Roy Hibbert que le causó un golpe en la cabeza, obligándole a dejar el partido.

Batalla de torres

Dos años y medio después, el reencuentro entre ambas torres acabó aún peor. En el duelo entre Charlotte (el nuevo equipo de Hibbert) y Detroit, Andre Drummond acabó expulsado en el segundo cuarto por un codazo en la cabeza al pívot de origen jamaicano. Un golpe sin mayores consecuencias para Hibbert, pero considerado como falta flagrante de segundo grado por la NBA, especialmente exigente con los golpes por encima de los hombros. Andre Drummond aplaudiría irónicamente la decisión arbitral en su camino al vestuario.

Pese a la ausencia de su pívot estrella y del aún no recuperado Reggie Jackson, los se llevaron el partido por un sorprendentemente abultado 89-112, con Tobias Harris (24 puntos y 7 rebotes) y Kentavious Caldwell-Pope (18 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias) como sus mejores jugadores. Kemba Walker fue el máximo anotador de Charlotte con 23 puntos, pero acabó demasiado solo en unos Hornets que sufrieron su quinta derrota en los últimos siete partidos. Roy Hibbert, pese a seguir en cancha, no pasó de 4 puntos y 2 rebotes en sus casi 13 minutos de juego.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los favoritos se estrellan en la jornada más sorprendente de la NBA

La D-League se carga de jugadores con experiencia NBA

Siguiente