Antetokounmpo firma un triple-doble y alcanza los 10.000 puntos en la victoria ante Chicago

Los Milwaukee siguen a lo suyo. Los pupilos de Mike Budenholzer se impusieron a los por 111-98 y sumaron una victoria más a su casillero, donde ya acumulan 39 en 45 partidos disputados, para enlazar siete de forma consecutiva y consolidar aún más su liderato tras la derrota de los Lakers. Chicago logró generarles complicaciones a base de su actividad defensiva, pero nunca llegaron a verse con opciones en el tramo final y los locales lograron cerrar el choque como un mero trámite previo a su viaje a Francia, donde disputarán su duelo en tierras internacionales ante los Hornets.

El principal responsable del triunfo fue , que se encargó de liderar a los suyos con el que fue su cuarto triple-doble de la temporada. El griego terminó con 28 puntos, 14 rebotes y 10 asistencias, y lo hizo, como viene siendo habitual, en una cantidad relativamente baja de tiempo de juego, ya que solo estuvo sobre el parqué 31 minutos en los que los suyos firmaron un parcial de +23.

En el club de los 10.000

No obstante, si un logro destaca por encima del resto en la noche de Giannis es el hecho de haber alcanzado los 10.000 como jugador profesional. El alero, que suma exactamente 10.004, se convirtió en el séptimo jugador en la historia de los Bucks en superar dicha barrera, y en el sexto en la historia de la NBA en hacerlo a los 25 años y con un MVP en su vitrina. Solo Kareem Abdul-Jabbar, Bob McAdoo, Michael Jordan, LeBron James y Kevin Durant lo hicieron antes que él.

Resulta especialmente sorprendente que Antetokounmpo forme parte de dicha lista si comparamos el ritmo anotador de los otros jugadores en sus inicios al del heleno. En su temporada de rookie, el de los Bucks no pasó de los 6,8 puntos por partido, y no pudo promediar más de 20 hasta su cuarto año en la Liga, lo que habla de un crecimiento lento pero que ha dado lugar a uno de los hombres más dominantes que haya visto la NBA reciente.

Manchado por las pérdidas

Con todo, su noche también tuvo sus aspectos negativos, pues debido a la agresividad defensiva de los Bulls Giannis llegó a cometer hasta 8 pérdidas. En general fue una mala noche para los Bucks en el cuidado del esférico, pues perdieron un total de 23 balones, la cifra más alta desde que Budenholzer es su entrenador, que dieron lugar a 24 puntos de los visitantes. Los de Boylen, líderes en robos de lo que va de temporada, obtuvieron réditos de su arriesgado sistema, pero no los suficientes como para evitar ser borrados del mapa durante la segunda mitad.

“Este era un partido trampa” afirmó el heleno cuando se le preguntó por este aspecto del mismo. “Estamos a punto de irnos a París, y hay que asegurarse de que todo está bien con la familia, hacer maletas, y ese tipo de cosas que te pueden sacar mentalmente del baloncesto. Chicago te complica la vida en este sentido, pero cometer pérdidas no me ha detenido y he tratado de seguir siendo agresivo”.

Por el lado visitante, volvió a ser el máximo anotador con 24 puntos, aunque esta vez su acierto exterior no fue especialmente destacable y se quedó en un 2/8 en triples. Superaron también los dobles dígitos Kris Dunn con 15 y Thaddeus Young con 14, pero los de Illinois echaron en falta la aportación de otros hombres, especialmente de Lauri Markkanen, que no pudo pasar de los 8 tantos en el que fue su peor partido en mucho tiempo.

(Fotografía de portada: Al Bello/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Oklahoma ahonda en la crisis de Houston con una gran remontada

Siguiente