Anthony Davis prefiere ser cauteloso con sus molestias en el Aquiles


Los Lakers van lanzados a por el repeat. El pasado mes de octubre los de oro y púrpura se hicieron con su decimoséptimo anillo con LeBron James y Anthony Davis a la cabeza. En una temporada, en la que entre otros muchos factores, supieron controlar y regular la salud de sus mejores hombres. De hecho, esa fue una de las bases sobre las que se mantuvieron firmes el año pasado. El físico y la dureza, que no solo les convirtió en una de las mejores defensas, sino también en un equipo letal en transiciones y con mucho juego por encima del aro. 

Este año, la configuración de la plantilla ha variado. El nivel en la parte trasera de la cancha se ha mantenido, pero lo cierto es que son un equipo que en la ofensiva toca unos registros diferentes. Juego más en estático, pausado y con más playbook que el curso anterior. Además de adaptarse a las nuevas incorporaciones, esto bien podría estar relacionado con forzar al mínimo a sus dos mejores hombres. King James tiene ya 36 años y aunque su baloncesto siga evolucionando, esta pequeña tregua no le ha venido nada mal. Su fiel escudero, AD, siempre se ha caracterizado por ser un jugador propenso a las lesiones y su objetivo tiene que ser llegar sano a los momentos cruciales.

Y ese es precisamente el tema del día. El ex jugador de los New Orleans Pelicans está tomando días de descanso para recuperarse al completo de una tendinitis en el tendón de Aquiles derecho. Sin que las victorias sean una necesidad como otros años y con los Lakers centrados en mejorar y pulir su juego hasta los playoffs, lo adecuado es que Anthony Davis se recupere al completo de sus molestias. Además, teniendo en cuenta la complejidad que suponen este tipo de molestias. Así lo ha afirmado el propio jugador: “Esta es una circunstancia diferente, ya que es un Aquiles. Si fuera un cuádriceps o un dedo, algo así, no me importaría jugar”.

El siete veces All-Star fue sincero y explicó a la perfección lo que siente a cerca sus molestias. Sin lugar a duda, por su salud pasa el éxito de estos Lakers. Esto dijo el ala-pívot: “Pero realmente no quiero jugar con un Aquiles. Hoy fue el primer día que pudimos practicar, tener un encuentro con algunos muchachos para probarlo realmente. Simplemente no quiero jugar un partido en el que todavía lo siento y luego me lastime y me quede fuera para los playoffs o para varias semanas. Perderse dos o tres juegos al principio de la temporada o a mitad de la misma y estar listo para jugar el resto del curso”. The Brow se perdió dos encuentros con motivo de estas molestias, de ahí parte de los comentarios. 

(Fotografía de portada de Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.