Así se fraguaron las llegadas de Irving y Durant a los Nets


El general manager, Marks, ha tardado tres años en hacer florecer un futuro contender del más árido desierto

Tres años y cinco meses. Ese es el tiempo exacto que ha pasado entre que Brooklyn Nets puso su futuro en manos de Sean Marks y éste ha hecho del equipo un presumible aspirante al anillo en los próximos años. El trabajo ha sido enorme. Marks era contratado como general manager de un equipo sin estrellas y que además veía como sus elecciones del Draft estaban bajo el control de Boston hasta 2018. Cualquiera hubiese dicho ‘no’ al encargo, o al menos habría titubeado y puede que no logrado dar un giro de 180 grados a la situación. Él lo ha hecho.

Marks, tras allanar el camino con varios movimientos, se hacía el pasado 1 de julio con los servicios de Kyrie Irving y Kevin Durant, dos de los agentes libres más deseados del mercado. Para convencerlos, más allá de contar con que ambos deseaban cambiar de aires, el ejecutivo de los neoyorquinos no uso una varita mágica, sino que el trabajo de pasadas campañas, del que jugadores como Jared Dudley habla maravillas –tanto a nivel profesional como personal– preparó el terreno. “Ha sido el personal de entrenamiento más completo con el que he trabajado. Tenían ideas muy diferentes. A veces en la NBA quedas encerrado en las cosas tradicionales”, comenta a Sports Illustrated antes de añadir: “La forma en que trataron a mi familia, ninguna organización se ha acercado”.

Irving y Durant eran un sueño, pero en cuestión de horas ambos eran jugadores de los Nets. Los fichajes se fraguaron por separado. El base, de quien era de sobra conocido sus problemas con Boston Celtics, fue acercándose poco a poco a su nuevo equipo a través de un emisario que ya formaba parte del roster: Spencer Dinwiddie. Según una fuente de los Nets manejada por SI, todos sabían que Spencer estaba hablando con Irving, incluidos el cuerpo técnico y la gerencia. No se trataba de un acoso al point guard, pero todos sabían de la relación que existía entre ambos y que estaban en contacto. Cuando llegó el momento de la elección, Brooklyn estaba en cabeza.

La llegada de Durant por su parte siempre contó con la competencia de los Knicks, pero lo que en otro momento hubiera sido un imposible ahora era real. Durant quería un nuevo comienzo con un apoyo fuerte, y eso se lo daban los Nets. Su decisión fue independiente de la tomada por Irving, pero el hecho de que ambos sean amigos también puso algo de su parte.

La decisión sobre Durant

Como cuenta Marks, el plan estaba trazado desde hace tiempo, pero con lo que no contaban ellos ni nadie era con que Kevin Durant se rompiese el tendón de Aquiles. Sin duda se trata de una de las peores lesiones que puede sufrir un jugador de baloncesto. Más allá de los doce meses que supone de baja, tampoco es seguro que el retorno a las pistas se dé con un rendimiento idéntico por parte del jugador. Todo ello provocó un cónclave médico en los Nets, donde debían decidir si esa dolencia frenaba la oferta.

Marks reunió a los médicos y les instó a profundizar sobre la lesión viendo vídeos y estudiando todos los informes existentes en los medios. El GM admite que con Durant aún bajo contrato con los Warriors no tenía todos los datos. Así, reunió pocos días antes de la agencia libre a los médicos y preguntó quién estaba a favor de dar un contrato máximo a Kevin. La respuesta fue unánime. Según el propio Marks, todos los que estaban en la sala reflejaron su deseo de afrontar el reto. Dijeron: “No podemos esperar a sacrificar lo que sea para que Durant vuelva a la cancha y probar que la gente está equivocada”.

La oportunidad

Finalmente Marks no dudó en lanzarse ante la opción de adquirir a dos de los mejores jugadores de la NBA. Según explica él mismo, se había trabajado para que los Nets estuviesen en predisposición de atraer a jugadores de este calibre justo en este momento. Nada es casualidad. “Planificamos un par de años para poder llegar aquí teniendo una oportunidad. Creo que cuando tienes la oportunidad de darte la vuelta y arriesgarte, aceptar un desafía, y además hacerlo con la personas adecuados, es cuando tienes que hacerlo”. ¿Es un movimiento arriesgado? Puede, pero Marks entiende que la recompensa lo merece. “Cuando puedes agregar talento de este nivel, debes aprovechar la oportunidad de hacerlo. Especialmente con chicos que quieren estar aquí”, sentencia.

(Fotografía de Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.