Atlanta sigue repartiendo cal y arena a partes iguales


Los Hawks siguen viviendo su particular montaña rusa. En una temporada que se atisbaba ilusionante –aún puede serlo– diversos problemas en forma de lesiones han hecho que en Georgia se vean ahora fue incluso de los puestos de play-in, algo que es tan realidad como que no son capaces de enlazar dos victorias seguidas desde hace más de un mes; la irregularidad es tal que llevan siete encuentros alternando victorias con derrotas.

No van bien las cosas en los Hawks y anoche se notó en Oklahoma City. Tras un contundente triunfo ante Boston, Atlanta vivió un primer tiempo igualado ante los Thunder para hundirse sin capacidad de reacción en el tercer cuarto. Fue entonces cuando OKC –ha ganado tres de sus últimos cuatro compromisos– llegó a ponerse 15 puntos arriba. Fue entonces cuando se abrió una brecha que se mantendría hasta el final del encuentro (118-109). Lloyd Pierce, head coach de los Hawks, acabó visiblemente enfadado.

“Hay muchas cosas técnicas y otras tantas a nivel de esfuerzo que tenemos que arreglar. Necesitamos tener ese sentido de urgencia. Necesitamos comunicarnos mucho mejor que esta noche”, expresa.

A título individual el máximo anotador de los visitantes fue John Collins con 25 puntos. Trae Young se quedó en 17 puntos y 8 asistencias, mientras que Clint Capela firmó un contundente doble-doble con 17 puntos y 21 rebotes.

Maledon, 12 asistencias

El líder de los Thunder volvió a ser Shai Gilgeous-Alexander con 24 puntos. Sin embargo, fue Theo Maledon a quien señalaron los focos tras lograr hasta 12 asistencias, número que le sirve para igualar el récord de un novato en la historia de la franquicia, el cual quedó establecido por Russell Westbrook el 7 de enero de 2009. Mark Daigneault, su entrenador, tuvo palabras para él.

“Ese es el modo en el que nos gustaría que jugara: pisar el acelerador, mantenerse agresivo, no preocuparse por los errores, obtener ventajas. Porque cuando lo hace, obviamente puede repartir asistencias”, sentencia.

Lío con los uniformes

Pocas veces se ve algo así en la NBA. Al empezar el partido los Thunder vestían de un color anaranjado mientras que los Hawks lo hacían de rojo, lo cual complicaba distinguir los equipos. Oklahoma señaló en un comunicado que Atlanta vestía el color incorrecto y que la Liga debería haber detectado el error, pero como solo traían las equipaciones rojas fueron los Thunder los que se cambiaron para vestir de blanco tras el descanso.

(Fotografía de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.