Barkley no compra a los Warriors ni con Durant

Dicen que cuando un tonto coge un camino, el camino se acaba y el tonto sigue.

Son pocas las cosas que me sacan más de quicio que las calificaciones gratuitas, pero en el caso de tiene un historial de declaraciones que da lugar a que de gratuitas, nada.

Sólo un fugaz repaso a las del último año y comprobamos que, a su ojo crítico, “sólo” es un buen tirador, Ben Simmons no estaba preparado para la NBA y los no ganarían el anillo.

Si damos por válido una inoportuna lesión como sinónimo de no estar listo, y la aparición inesperada de un monstruo llamado LeBron James para remontar un 3-1 como reflejo del Oráculo de Matrix… de acuerdo. Dos de tres. Pero no es el caso. No lo compro. Ya vaticinó por cierto que Golden State tampoco ganaría el anillo en 2015. ¿Visionario o bocazas a tiempo parcial?

El caso es que por aquel entonces, antes de que los Warriors se alzaran con su primer anillo en cuarenta años, ya decía más o menos lo mismo que repite hoy. Que “un equipo de tiradores no puede ganar un anillo”.

Con las estadísticas en la mano, por entrar del todo al trapo y analizar la frase de Barkley, ni siquiera podríamos calificar a los Warriors como un equipo eminentemente tirador. En el año del anillo quedaron séptimos en acierto en tiros desde más allá del arco, mientras que, por otro lado, lideraron la clasificación de equipos que menos puntos permitían por cada cien posesiones. Unos Warriors más defensivos que tiradores puestos a asignarles un alias.

Kevin, otro tirador para el rebaño

Los propios de 2013, por buscar otro ejemplo cercano, fueron auténticos bombarderos desde la larga distancia en el título de 2013. Pero eso a Barkley le es irrelevante; y vuelve a las andadas.

Howard Beck, de Bleacher Report, nos trae la perla. Ni siquiera con al aparato. “Simplemente no creo que un equipo pueda ganar un campeonato lanzando tiros en suspensión”, y para rematar, golpe de ego al pasado. “Las lesiones les ayudaron en 2015”.

No importa. El 73-9, la circulación de balón, el MVP de Curry y el hecho (con ver un partido le bastaría) sabido de que los Warriors son algo más, que un equipo de tiradores. Pero Barkley es un frontón y, al parecer, ahora Durant entra en ese saco de ser un magnífico pero mero lanzador de tiros en suspensión.

En ocasiones me pregunto quién se equivoca más: si Barkley por pensar en voz alta o nosotros los medios por darle difusión.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Jarrett Jack se pierde el inicio de la temporada

Un All-Star en Charlotte, prioridad para Adam Silver

Siguiente