Batacazo de Minnesota: derrota en casa ante Memphis


En la vida, uno no sabe dónde asoma el disgusto. Lo que sobre el papel se presupone como una noche plácida se puede convertir en un completo desastre que te hipoteque el futuro. Nunca hay nada seguro, no hay nada sencillo. No en la NBA. Los Timberwolves cayeron anoche ante uno de los dos peores equipos de toda la liga, Memphis (93-101). Un desastre inapropiado para una jornada que se presumía cómoda para Minnesota y que terminó complicándoles la existencia.

Excelso Marc Gasol

Memphis ha ganado dos encuentros desde el pasado 29 de enero y llevaba sin sacar nada positivo a domicilio desde el 31 de diciembre de 2017. Y esos dos partidos han sido ante equipos que se juegan su porvenir en el Oeste. Hace un par de semanas derrotó a Denver y ayer a los Wolves, en partidos de los que uno luego se puede acordar cuando eche cuentas para los playoffs.

Dentro del plantel de los Grizzlies, si hay alguien que tenía ganas de ganar ese era Marc Gasol, que por fin se mojó los labios con el sabor de un buen triunfo y una buena actuación individual, cerca incluso del triple-doble. El mediano de los Gasol firmó 20 puntos, 10 rebotes, 6 asistencias, 2 robos y 3 tapones, en lo que fue el trabajo más completo de los de Tennessee, que también tuvieron en JaMychal Green, 11 tantos y 11 capturas, y en Wayne Selden, 23 puntos, importantes referentes.

Un último cuarto estupendo de los visitantes (11-23) sentenció a Minnesota, que vio cómo se pasaba con ese parcial del 82-78 con el que cerraba el tercer cuarto al definitivo 93-101.

Philadelphia ayuda

Memphis llega a las 20 victorias esta temporada y al menos ha cambiado algo su imagen desde el bochorno contra Charlotte. Desde entonces han sido capaces de competir ante los Lakers y ayer dejaron a los Suns como la única escuadrada de toda la NBA que no ha sumado todavía 20 triunfos.

Para Minnesota, el susto y el disgusto son grandes, pero tuvo un aliado a unos cientos de kilómetros, pues el triunfo de los 76ers sobre los Nuggets hizo algo menos doloroso el resbalón. Los de Minneapolis se encuentran octavos del Oeste con 42-33 y 1,5 partidos de ventaja sobre los Nuggets, novenos con 40-34, y 2 sobre los Clippers, décimos con 39-34. El miércoles, contra otro de los peores de la NBA, los Hawks, y de nuevo en casa, otra ocasión de apañar lo desecho ayer. Pero con los antecedentes de este lunes, mejor no fiarse.

Thibodeau, duro con los suyos

Es una derrota calamitosa cuyas consecuencias, decíamos, se pueden pagar en unos días cuando se ajusten cuentas para el acceso a las eliminatorias por el anillo. Tom Thibodeau lo sabe y así lo hizo notar, poniendo el foco en la falta de dureza y de implicación de los suyos en el aspecto físico y señalando en ese sentido a Karl-Anthony Towns y a Andrew Wiggins quienes a sus ojos podían haber aportado más.

Esa falta de consistencia no fue la razón de perder en la opinión de Taj Gibson, quien aseguró que un plantel con 40 victorias es un equipo fuerte que no pierde por el aspecto físico, sino por cuestiones de rebotes, errores importantes y por desconocimiento de las coberturas del rival, aseguró a Jon Krawczynski, para The Athletic.

Jeff Teague, también en declaraciones recogidas por Jon Krawczynski, fue más severo. “Fue la derrota más dura, hasta ahora. Ellos no juegan por nada, solo por orgullo. Pero salieron ahí y nos patearon”.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.