Ben Simmons cree merecer el Jugador Defensivo del Año


Llega la hora de ir hablando de los premios de la temporada. Bueno, lo cierto es que se hace casi desde los primeros partidos del curso, pero es ahora cuando el debate coge temperatura.

Dejando de lado el MVP, el galardón quizás con mayor peso sea el de Jugador Defensivo del Año. Éste, quizás enmarcado a una categoría de especialista que se está diluyendo algo en la NBA a favor del jugador total, marca a ese jugador que más ha influido en su equipo evitando que el rival anota. Sí, hablamos de un trabajo poco agradecido o apreciado a veces (se dice que en la NBA no se defiende) pero sin el que podemos decir que ninguno equipo habría sido campeón.

Volviendo a lo que nos ocupa, el presente curso, hay candidaturas que se han ido cayendo por el camino como la de Anthony Davis, cuya lesión le deja directamente fuera de juego. Luego hay otras, como la de Giannis Antetokounmpo (ganador de la pasada temporada) que parece haber perdido impulso dado que los Bucks no están siendo tan dominantes como antaño. Con ellos dos fuera, Bam Adebayo sonaba bien y Marcus Smart parecía un aspirante legítimo, pero el transcurso de la campaña parece haber disparado dos nombres por encima del resto: Rudy Gobert y Ben Simmons.

El jugador de Philadelphia 76ers, quizás conocedor de tal circunstancia, ha centrado su candidatura justo en el face-to-face con el pívot de los Jazz; más exactamente al 15 de febrero en el que se vieron enfrentados en Utah. Aquella noche Simmons fue defendido por momentos por Gobert, quien no pudo impedir que su rival alcanzase los 42 puntos (máxima anotación de su carrera). La victoria final fue para Utah, pero a Simmons le vale como argumento.

“Soy uno de esos chicos que pueden defender las cinco posiciones. Obviamente, tengo mucho respeto por Rudy. Sé de lo que es capaz. Sé que es genial en la pintura, pero no puede defender a todo el mundo, y eso es una realidad. Me protegió en Utah… y yo acabé con 42 puntos. Y aparentemente, no soy un anotador; así que… las cosas son como son. Pero le tengo mucho respeto y, al mismo tiempo, creo que el premio debe ser mío este año”, comenta a Rachel Nichols de ESPN.

Simmons habla de datos objetivos, pero se trata únicamente de un partido. A Gobert aún le quedarán argumentos para poder ser considerado el mejor al promediar 2,8 tapones y, lo que es más importante, llevar el nivel defensivo del equipo cuando está en cancha hasta recibir únicamente 102,3 puntos recibidos por cada 100 posesiones (sin él los Jazz se van a 111,6). Por supuesto, también hay estadísticas para apoyar a Ben Simmons como sus 1,6 robos por partido, tener a Philadelphia como la segunda mejor defensa de la NBA o ser quien más balones toca y desvía en la Liga. Toca esperar para ver quién es el elegido.

(Fotografía de Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.