Bledsoe, multa de 10.000 dólares y regreso a los entrenamientos individuales


Domingo ajetreado para Eric Bledsoe, el protagonista casi único de este mercado de otoño que como suele ser normal no presenta mucha actividad. El nombre del jugador de los Suns ha sido noticia porque fue él mismo quien, de alguna manera, encendió la llama y pidió el traspaso. “No quiero estar aquí” tuiteó tras el 0-3 con el que los Suns empezaban el curso.

Un balance que terminó costando el puesto a Earl Watson y que supuso que Bledsoe diera su opinión en redes sociales. A raíz de todo esto, tampoco el base de Phoenix volvió a formar parte del día a día de la franquicia, aunque en su caso sí pertenece a ella.

Y mientras Phoenix sigue explorando el mercado, el salario de Bledsoe se ha resentido levemente. No ha sido por nada que los de Arizona hayan hecho contra él, sino que la NBA ha multado al jugador con 10.000 dólares por ese tuit. Poco castigo si finalmente a Bledsoe le sirve todo esto para hallar un destino mejor.

Vuelta a las instalaciones de Phoenix

A la espera de que algo suceda con su eventual traspaso, Bledsoe regresará esta semana a las instalaciones de los Suns para trabajar con miembros del staff y mantenerse en forma, informa Shams Charania, para The Vertical. Eso sí, no está planeado que el de Alabama se reintegre al grupo ni forme parte del día a día de los Suns.

New York, Denver o Bucks son algunos de los candidatos para acoger a Bledsoe. Los Pistons sonaron como potencial equipo en un traspaso, donde se incluiría Reggie Jackson. Sin embargo, Stan Van Gundy negó la mayor. Los Suns no tienen prisa por deshacerse de su pieza, no quieren venderla mal. El 15 de diciembre, momento en que los agentes libres firmados este verano pueden ser traspasados, asoma en el horizonte como fecha a tener en cuanta de cara a algún movimiento.


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.