Boston gana con apuros ante la baja de Paul George

Tras caer un día antes ante Philadelphia, el que era el único equipo sin victorias de la NBA, los se encontraron con un obstáculo de última hora para recuperar el ánimo: , su estrella indiscutible, se iba a perder su duelo ante Boston por culpa de un esguince en su tobillo izquierdo. Sin el alero, Indiana pudo plantar cara en la visita de los , pero al final acabaron cayendo ante otro rival todavía con bajas importantes ( y Jae Crowder) por 99-105.

Eso sí, al menos al principio de partido, los Pacers parecían mejor construidos para superar su baja. El reemplazo de Paul George en el quinteto inicial, , y el veterano abrían las primeras diferencias para su equipo. Pero la alegría no duró demasiado en Indianapolis. Un buen final de segundo cuarto de los Celtics, lanzado por dos triples del recién reaparecido , devolvía a los Celtics de lleno al partido.

De Turner a Thomas

En la segunda mitad, aprovechaba a la perfección la falta de músculo de Boston en la pintura, sin el experto Al Horford reforzándola. El joven pívot, ya indiscutible en los Pacers a sus 20 años, terminó el partido con 17 puntos, 8 rebotes, 4 robos y 3 tapones. Su importancia a ambos lados de la cancha se notó tras el descanso pero, esta vez, acabó demasiado solo.

Y el que sentenció el partido fue . Fallón y desaparecido en ocasiones en los primeros tres cuartos, permitiendo también que el irregular se fuera a 20 puntos (aunque a costa de un 4/15 en tiros de campo), el base explotaba al final con 12 de sus 23 puntos en los 6 minutos finales, casi perfecto tanto entrando a canasta como desde la línea de tiros libres. Además, los Celtics también encontraron buenos minutos de alguien tan inesperado como . Tras estar a punto de ser cortado en pretemporada, el alero acabó con 12 puntos en 16 minutos.

Por debajo de las expectativas

La labor de Isaiah Thomas en los minutos decisivos, pese a sufrir un esguince en el dedo corazón de su mano izquierda (la buena) acabó anulando los intentos de Indiana, que veían como la derrota sin Paul George era inevitable, cayendo a un peligroso 4-6 para un equipo con aspiraciones mucho mayores y con preocupación sobre el posible alcance de la lesión de su estrella.

Por su parte, la victoria de Boston les permite mantenerse en balance positivo (5-4) mientras cuentan los días hasta el regreso de sus dos titulares lesionados. Por lo pronto, Al Horford estuvo en Indianapolis calentando, aunque sigue presentando síntomas de conmoción cerebral y su regreso es incierto.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Los Lakers aprovechan las debilidades de New Orleans

Los Raptors se llevan un duelo con aroma retro ante New York

Siguiente