Boston recibe con una calurosa ovación a Paul Pierce y Kevin Garnett

Hoy era la noche en la que y volvían a Boston. Y la vuelta no pudo ser más emotiva. La afición de Massachusetts, que no olvida a dos de los héroes del anillo de 2008, recibieron a los que fueron sus estandartes durante las últimas temporadas con una calurosa ovación.

En el turno de la presentación del equipo rival, cuando el speaker local entonó el número y nombre de Garnett, Boston enloqueció. Pero sin duda el momento álgido fue cuando le llegó el turno a Pierce. El eterno capitán, quién tras toda una vida enfundándose la camiseta de los tuvo que salir este pasado verano a Brooklyn, se sintió querido y valorado aún visitando el pabellón como jugador rival.