Boston recibe un duro golpe al caer contra los Thunder


Cuando parecía que había arrancado definitivamente… de pronto Boston regresa a la casilla de salida. En un buen mes de abril venían de haber ganado siete partidos en una serie de ocho. Tal dinámica les hizo saltar a los puestos que dan acceso directo a playoffs y dada la impresión de que ahora todo se trataba de pulir conceptos para la postemporada. Ya no está tan claro. Anoche, en el TD Garden, cayeron ante Oklahoma City, un equipo que venía de perder 14 partidos consecutivos…

¿Cómo pudo ocurrir? Para empezar no jugaron Jayson Tatum ni Kemba Walker, dos de sus jugadores principales. Para terminar, pues aún con las bajas de los mencionados es difícil de explicar salvo por la indolencia que están mostrando los Celtics en demasiados momentos de la presente temporada.

“Tenemos que jugar con más sentido de urgencia. Esta noche sentí que no teníamos la sensación de urgencia que necesitábamos en todos los ámbitos. Un equipo que tiene algunos jugadores jóvenes y talentosos vino preparado para jugar… y nos vencieron”, comenta Brad Stevens, head coach de Boston.

Ya sea por un motivo u otro, la realidad es que Oklahoma fue el equipo que dominó casi todo el partido.Tanto en la primera parte como en el tercer cuarto llegaron a disfrutar de rentas superiores a los 10 puntos. Los Celtics reaccionaron hasta entrar en el último periodo con empate a 78. Parecía que habían solucionado el problema, pero a falta de cinco minutos se les apagaron las luces para recibir un parcial de 9-0 en contra que se tornó en definitivo.

Respecto a las actuaciones individuales, Jaylen Brown sobresalió con 39 puntos y 11 rebotes, un gran despliegue que no tuvo continuidad por parte de sus compañeros, y es que Marcus Smart y Evan Fournier se combinaron para un doloroso 3 de 19 desde la línea de tres puntos.

OKC gana con 27 pérdidas…

Es un dato tremendo. Los Thunder se sobrepusieron a 27 pérdidas de balón que se tradujeron en que Boston tuvo hasta 16 tiros de campo más que ellos. Y sí, lo hicieron además sin su mejor jugador, Shai Gilgeous-Alexander, quien sigue de baja. Mark Daigneault terminó orgulloso, y con razón.

“Fue una prueba de carácter. Fue una oportunidad para mostrar quiénes somos a través de la adversidad. Salí impresionado”, comenta el head coach de Oklahoma City tras un triunfo que les quita de encima la losa de 14 derrotas seguidas.

Para firmar tan importante victoria OKC contó con el buen rendimiento de Luguentz Dort, quien se marchó hasta los 24 puntos, así como con una notable actuación de Darius Bazley, que logró un doble-doble de 21 puntos y 10 rebotes. Ya desde el banquillo, Isaiah Roby y Ty Jerome aportaron 15 puntos cada uno.

(Fotografía de Adam Glanzman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.