Boston remonta al ritmo de Smart y pone el 2-0 ante Toronto


Marcus Smart no es la estrella, no será el máximo anotador ni protagonizará los highlights de la noche, pero sin duda puede ser un factor decisivo cada vez que salta a la cancha. Antes de empezar los playoffs lo situábamos como el jugador determinante en la sombra de Boston y anoche, en un complicadísimo partido frente a Toronto Raptors, ejerció tal labor para guiar a los suyos en una remontada que culminó con victoria de los Celtics por 102-99 para poner el 2-0 en la eliminatoria.

La eclosión de Smart llegó en el último cuarto. Los verdes fueron en muchos momentos del partido a remolque y a poco de concluir el tercer periodo llegaron a verse 12 puntos abajo. La noche se estaba nublando, pero Smart tenía otros planes. El imprevisible jugador de Boston abrió los doce últimos minutos anotando cinco triples en un lapso de poco más de tres minutos para colocar arriba a los suyos (86-85). Tal ejercicio de acierto exterior dio oxígeno a sus compañeros, quienes tomarían el relevo en los minutos finales para culminar el triunfo –Kemba Walker hizo 11 de los últimos 16 puntos del equipo–.

Con esta victoria Boston recalca su dominio ante los Raptors en la presente temporada. Antes de acudir a la burbuja de Orlando tenían balance favorable por 2-1; tras jugar tres veces en la misma están ya por 3-1. Gran parte de culpa de que así sea la tiene Jayon Tatum. El alero de tan solo 22 años firmó en el Game 2 otra gran actuación al irse hasta los 34 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias. Pese a tales datos, el joven jugador de los Celtics prefiere ser prudente. “Es solo un partido. Esta serie está lejos de terminar. Tienes que ganar cuatro”.

Más allá de la derrota, a Toronto le toca asimilar el golpe moral. Si bien en el primer encuentro literalmente no tuvieron opciones de victoria, anoche parecían tenerlo al alcance de la mano hasta que Smart se puso a encadenar triples mientras ellos fallaban un tiro tras otro. Para ser exactos los Raptors erraron en 23 de sus últimos 28 lanzamientos, un dato decisivo en partido que como el de anoche se decantan para un lado u otro por mínimas diferencias. Pese a ello, Nick Nurse aboga por seguir adelante.

“Bueno, creo que deberíamos saber que no tenemos que rendirnos, ¿verdad? Sabemos que el próximo partido es realmente crítico. Todos los partidos lo son, pero el siguiente lo es de manera especial”, comenta el entrenador jefe de Toronto, equipo que el año pasado ya se repuso de un 2-0 en contra ante Milwaukee Bucks para alcanzar las Finales de la NBA.

Toronto, problemas desde el triple

Los canadienses necesitan mejorar su acierto exterior de manera inmediata. Tras firmar un 10 de 40 en el primer partido (25%) anoche la mejora fue nimia al realizar un 11 de 40 (27,5%). Especialmente doloroso fue ver como Kyle Lowry (16 puntos y 0 de 7 en triples) Y Fred VanVleet (19 puntos y 3 de 12 en triples) se combinaban para un 3 de 19… Ante tanto error fue OG Anunoby quien puso la nota positiva con un 4 de 6 desde más allá del arco para un total de 20 puntos. Perdiendo por tres puntos tras tanto fallo, Lowry entiende que es justo ahí donde está la clave para levantar la eliminatoria. “Las opciones de tiro las estamos teniendo. Simplemente tenemos que convertirlos. Todo lo que tenemos que hacer es ganar un partido”, explica.

(Fotografía de Mike Ehrmann/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.