Boston se aproxima a las semifinales en el regreso de Smart


Una victoria más. Eso es lo que necesitan los Celtics para estar en la siguiente ronda del Este. Boston ganó anoche el quinto punto de la serie ante los Bucks (92-87) y ahora, con 3-2 en su haber tras hacer valer la fuerza como local, viaja a Milwaukee para buscar el acceso a las semifinales del Este el jueves.

El triunfo fue clave, cualquiera lo es dentro de uno de los choques más reñidos de todos los playoffs, en el que un fallo de cualquiera se puede pagar caro. Erró menos Boston, capaz de sobreponerse al golpe del domingo, cuando estando más cerca del 3-1 que del 2-2 salió del Bradley Center de Milwaukee con la eliminatoria empatada.

En esta ocasión no hubo concesiones. Llegaron a mandar por 16 puntos al inicio del tercer cuarto, el mismo donde por fin las chispas entre Terry Rozier y Eric Bledsoe, que se ha pasado provocando toda la serie a su rival, dentro y fuera de la pista., terminaron por saltar. Técnica para ambos. Boston fue capaz, decíamos, de controlar la contienda a pesar de que los Bucks siempre son un plantel incómodo que apura sus opciones al máximo en los encuentros. Eso sí, este martes, los de Wisconsin estuvieron algo caóticos, fallones en el tiro y algo desordenados.

Volvió Smart con Boston

La victoria es positiva, pero Brad Stevens agradecerá también ampliar la rotación a un jugador más. Marcus Smart regresó para el quinto partido, adelantando en algo los plazos que hablaban de su aparición para el Game 6 o para un hipotético Game 7. El director de juego, vendaje en mano, nunca mejor dicho, hizo buenas sus declaraciones de estos días en las que decía que no notaba el dedo mal, que lo sentía sujeto, que estaba seguro. Efectivamente, como si de un jugador sin ningún tipo de secuela se tratara, el base dejó un par de acciones preciosas y fue decisivo en el último medio minuto de encuentro para ganar una pelota en el suelo y permitir la canasta que mandaba definitivamente a los Bucks a Milwaukee con el 3-2 en contra. Jugó 24 minutos, para 9 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias, 1 robo y 3 tapones.  El mejor de los Celtics fue Al Horford, con 22 puntos, 14 rebotes, 3 asistencias y 2 tapones.

Precisamente Horford fue quien recibió la pelota decisiva en esa pelea final de Smart que, recordemos, tiene dañado el dedo pulgar de su mano derecha. “No pensé que fuera a conseguir la pelota para mí, si te soy sincero. No creía que pudiera conseguirlo”, apuntó el ala-pívot, que colocó tras esta jugada el 86-79 a favor de Boston. “La jugada me iba a exigir todo y puse énfasis en ser el hombre que la hiciera”, señaló por su parte el base tras el partido. Respecto a si con su entrada en pista notó una elevación de la moral de los suyos, Smart aclaró que ese punto ya lo sintió desde el momento en que se hizo oficial que regresaría. Y para el sexto partido, misma receta. “Nada cambia, la mentalidad es la misma. Jugaremos este partido como si fuera nuestro último encuentro”.  Para los Bucks puede serlo.

En Milwaukee, Giannis Antetokounmpo se quedó a una asistencia del triple doble: 16 puntos, 10 rebotes y 9 asistencias. Junto con él, otro de los destacados de esta serie, Khris Middelton, se exprimió y se fue por encima de los 40 minutos sobre la pista, al igual que su compañero griego, para 23 puntos. Jabari Parker, 17 tantos y 8 rebotes, volvió a ser importante desde la segunda unidad.

Este jueves, los Bucks tendrán la oportunidad de igualar la serie, de colocar el 3-3 y dejarlo todo para el séptimo partido en Boston. Los Celtics, ni hablar de esa posibilidad. En la que puede ser la última noche del Bradley Center todo puede suceder. Como siempre en una de las series más reñidas de la post temporada.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.