Brad Stevens: “El año pasado no fue culpa de Kyrie Irving”

El entrenador de Boston defiende a su ex pupilo y le desea lo mejor para el futuro

De favoritos al anillo a estrellados casi antes del despegue. La temporada 2018-19 de Boston fue un sufrimiento constante. Con la recuperación de Gordon Hayward, la eclosión de jóvenes como Jayson Tatum y Jaylen Brown, dos estrellas del nivel de y Al Horford, un banquillo con Marcus Smart y Terry Rozier… Nadie esperaba que los verdes se fuesen desintegrando como lo hicieron. A una temporada regular complicada le siguió una participación en playoffs en la que fueron apabullados por Milwaukee Bucks.

Ante tal nivel de fracaso –porque el curso de Boston fue eso, un fracaso–, la búsqueda de culpables se inició en los primeros compases de la temporada para no acabar nunca. Que si Hayward no estaba para jugar, que si Stevens se equivocaba con la rotación, que si Irving no era el líder que necesitaban… Análisis se hicieron incontables. ¿La conclusión para algunos? Pese a ser un problema colectivo, Kyrie, como principal estrella, es uno de los máximos responsables.

Sea más o menos acertada tal afirmación, el hecho de que nunca dejase claro que fuese a continuar en Boston –acababa contrato–, algo que se terminó sumando a su decisión de abandonar el equipo para marcharse a Brooklyn Nets, no ha ayudado a que con el paso del tiempo se hayan calmado las críticas sobre el base All-Star. Ahora, tanto él como los Celtics inician un nuevo camino, algo que no evita que su ex entrenador, , salga en su defensa.

“Me gusta Kyrie y le deseo lo mejor. La temporada pasada no fue como queríamos, pero no fue a causa de una sola persona. Es responsabilidad de todo el grupo. Es un deporte de equipo y todos están involucrados en los problemas. No hay otra forma de verlo. El año pasado no fue culpa de Kyrie Irving. No fue culpa de nadie a nivel individual. Fue culpa de los Celtics en su conjunto”, comenta durante una recaudación de fondos en Boston en las instalaciones de entrenamiento de los Celtics.

Boston quería que siguiese con ello, pero tiempo antes de que se abriese la agencia libre ya sabían que no sería así. Aunque duela el hecho de no haber alcanzado el éxito con tal gran jugador, Stevens entiende que el hecho de que prefiera jugar en otro sitio no es motivo para guardarle rencor alguno. “Tuvo una segunda temporada aquí a nivel All NBA. Cuando piensas en ello y miras sus estadísticas te das cuenta que tuvo una temporada tan buena como cualquier otra durante su carrera y, por supuesto, tiene el derecho como agente libre a elegir su propio destino”, comenta.

Sus chicos en el Mundial

Tras las numerosas renuncias que se produjeron por parte de los jugadores NBA para acudir al Mundial de China, hasta cuatro integrantes de Boston Celtics han terminado por darse cita en el país asiático. No es algo que preocupe a Stevens; es más, cree que la experiencia será enriquecedora para Kemba Walker, Marcus Smart, Jayson Tatum y Jaylen Brown. “Es genial para estos muchachos. Para Kemba se trata de la oportunidad de liderar un grupo joven. Y para los otros es la de representar a su país, pero también la de beneficiarse de un trabajo competitivo real en esta época del año. Jugarán en fantásticos lugares y contra equipos que han estado jugando juntos desde que eran niños y que ahora superan los 30 años. Es una experiencia tremenda para ellos, y más siendo entrenados por Gregg Popovich”, concluye.

(Fotografía de Tim Bradbury/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.