Brett Brown vaticina “un gran año” de Markelle Fultz

A veces se brilla más cuando los focos desaparecen. Eso es justo lo que espera que ocurra con el número 1 del Draft de 2017: .

El base, cuya primera temporada estuvo marcada por una lesión en el hombro que le impidió ser el jugador que apuntaba en la universidad de Washington, encara el verano como la que debe ser la puesta a punto de su despegue. Como decíamos, la expectación no es ni mucho menos la de hace un año. Con nuevos novatos en los que fijarse y con LeBron James en los Lakers, Fultz trabaja desde la calma, casi desde la sombra.

Pero no por perder su puesto en el cartel del festival NBA deja de trabajar. Según confirma su entrenador, lleva cinco semanas entrenando en Los Ángeles con el técnico de tiro Drew Hanlen, quien admite que la lesión del hombro le obligó a cambiar la dinámica; si bien diversas fuentes señalan que llegados al día de hoy los problemas de Fultz son mentales. Sea como fuere, Brown está convencido de que se recuperará plenamente.

“Me siento realmente emocionado por verlo jugar al baloncesto en la NBA y que muestre por qué fue la primera elección del Draft. Tengo un tremendo optimismo y confianza en que va a tener un gran año en la próxima temporada. Está poniendo todo su esfuerzo en el trabajo. Cuando lo veo y veo a otras personas que lo ven, tengo el presentimiento de que se siente bien consigo mismo. Que tiene confianza”, comenta a The Inquirer.

Año para olvidar

Hacerlo mejor que en su campaña de debut no será difícil. Los mencionados problemas solo le permitieron jugar 14 partidos de regular season con 7,1 puntos, 3,8 asistencias y 3,1 rebotes de promedio. Ya en playoffs, Brown solo lo utilizó en los tres primeros encuentros de la serie ante Miami Heat, en los cuales firmó 1,7 puntos, 1,7 asistencias y 1 rebote en únicamente 7,7 minutos por noche.