Budenholzer, ansioso por llevar a los Bucks al siguiente nivel

tiene bien claro para qué le han firmado. Durante su presentación, con el nuevo pabellón aún en obras como escenario –algo de lo que que dan fe los periodistas allí reunidos con sus chalecos y cascos permanentes–, el nuevo entrenador de Milwaukee ha expresado su ilusión por hacer de este talentoso equipo, uno campeón.

“Trabajando con todo el equipo, con la oficina, con la propiedad… No puedo esperar para llevarnos al siguiente nivel en Milwaukee. No podría estar más emocionado por esta oportunidad”, explica mostrando su entusiasmo por el futuro que vislumbra en Wisconsin.

No le faltan argumentos. Giannis Antetokounmpo está llamando a la puerta del MVP con solo 23 años, y otros, como Khris Middleton, rozan la frontera para convertirse en All-Star. Y justo de ellos dos hablar Budenholzer, quien destaca la capacidad de ambos para anteponer las necesidades del equipo al lucimiento personal.

“Tenemos la suerte de contar con Giannis, que hará cualquier cosa para ganar, y con Khris Middleton, que hará lo mismo. Cuando tienes en tus mejores jugadores a verdaderos competidos, a personas desinteresadas que se preocupan más por el equipo que por ellos mismos, ya tienes un par de pilares fundamentales para ganar campeonatos y hacer cosas especiales”.

Los retos de Budenholzer

Milwaukee lleva dos campañas consecutivas alcanzando la post temporada, pero igualmente van 17 sin pasar una eliminatoria. Esa es la primera meta que debe alcanzar Budenholzer, la de implantar en el grupo una mentalidad ganadora y ponerla en práctica. Conseguirlo no será sencillo, pero hay claves para ello. Una puede estar en llevar la defensa del equipo a la élite de la liga, algo que está convencido de conseguir gracias a un buen número de piezas con un atletismo envidiable. Budenholzer parece tenerlo todo a favor, queda por ver que el viento le acabe acompañando.