Butler, sólo ante el peligro

Mañana los Chicago se enfrentan a los Orlando Magic, y puede que vuelva a medirse en soledad. En el liderazgo desamparado, único referente de un backcourt que, por nombres, aún incluso hoy, entusiasma. Ayer estuvo sólo en la derrota ante Detroit Pistons, y parece que mañana volverá a ocurrir.

, el muslo, y , el tobillo, son serias dudas para formar parte de la rotación de que pueda disponer en la velada del miércoles. Y en Chicago no están para jugar sobre el alambre. Octavos, y solo una victoria como mísero colchón por delante de Miami Heat, novenos y ansiosos predadores por birlarles su plaza de playoffs. Por detrás rugen Bucks y Hornets y a lo lejos pero inquietantes, se escuchan las pisadas presurosas de los Knicks.

Invierno extraño

Se movieron poco y peligrosamente mal este mercado invernal. Dejaron escapar a Gibson y McDermott, es decir, firmeza y anotación contrastada. En la Windy City tiran de ‘Plan B’; que no decimos que sea peor, pero sí turbador por desconocido. Demasiadas caras nuevas para un momento de la temporada tan crítico. Y sin dos de los tres veteranos más importantes de la rotación, cada tropiezo se convierte en un paso hacia el acantilado.

Rondo es suplente, pero recupera sensaciones y cierta estabilidad en su novedoso rol. Ante Clippers, derrota pero buena media hora del base con 5 tantos, 9 asistencias y 3 robos. La semana previa, también con la confianza del coach (24,5 minutos) ante Nuggets y Cavs, sendas victorias y 19 y 15 puntos respectivamente, además de cinco pases de canasta por encuentro y cinco robos más.

Mañana es duda, y las alternativas son , y . Buenos pero inconsistentes. Al menos no de la seguridad que destila Rajon y de su influencia en el marcador cuando su metrónomo funciona a su son.

El otro es Wade. Tanto él como Hoiberg han advertido que no forzará. Perderle por precipitarse sería horrible. Éste sí que es del todo imprescindible y no cuenta con relevo. Zipster hace lo que puede, que no es poco, y Valentine está en fase embrionaria. Los triples de Morrow aún están por llegar; lo mismo que sus minutos.

Bobby Portis lo está haciendo muy bien. Algo que de tan cantado exasperaba ver como Hoiberg no lo veía. Lo único bueno de la salida de Gibson. Pero es difícil saber si será suficiente. Si evidente es que, llegadas las eliminatorias, Rondo y Wade serán capitales, habrá que ver si sus esporádicas ausencias no impiden, directamente, que estas lleguen siquiera. Mientras, Butler sólo ante el peligro.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Miami Heat, mejor equipo NBA desde enero

Pau Gasol, 1.100 partidos y 600 victorias

Siguiente