C.J. McCollum da por hecho que Paul George irá a Lakers

El aterrizaje de en Los Ángeles se lleva anunciando desde el mismo día que se supo que quería abandonar Indiana. Nacido en California, el alero nunca ha escondido su deseo de jugar en , algo que parecía más cerca que nunca con su petición de traspaso. Finalmente acabó en Oklahoma City, pero ello no evita que siga señalado en rojo el verano de 2018  –momento en el que será agente libre sin restricciones–, como la fecha en la que hará las maletas para regresar a casa.

A nadie escapa pues la preferencia de George, pero de ahí a que se cumpla dista un buen trecho. Para empezar nunca a renunciado a continuar siendo un Thunder, y para terminar muchos equipos llamarán a su puerta. Esa teoría, la lógica, queda en nada cuando escuchamos a , quien ya le ve tumbado en las playas californianas.

“A Paul George no le deseo nada más que lo mejor. Sé que va a disfrutar del sol de California. ¿Qué? Es la verdad”, comenta el escolta de Portland a Adrian Wojnarowski de ESPN pese a que el propio George dijese hace semanas lo siguiente: “Me sentí feliz con los aficionados, la ciudad y la organización. Todo ha sido increíble. Me encantaría seguir siendo un Thunder, pero eso ya se verá en verano. Lo hablaremos en verano”.

El mejor escenario

La decisión de Paul George, como muchas otras, estará llena de matices. Dejando de lado los sentimientos, los cuales parecen decantarse por Hollywood, el alero debe elegir el mejor destino para ganar. Si nos hubiesen preguntado por ello hace 12 meses nadie hubiese dudado en señalar a OKC; no en vano allí estaba ya el MVP. Pero ahora, analizando la campaña de los Thunder, que han caído en primera ronda cuando se les situaba en octubre en una hipotética lucha por hacerse con el Oeste, todo cambia. Los Lakers, aun sin tener una estrella consagrada, sen han mostrado en muchos momentos como un conjunto listo para dar el siguiente paso, y todo ello con un Lonzo Ball rookie y con Brandon Ingram en pleno crecimiento. No decimos que el anillo vaya a ser oro y púrpura en 2019, pero sí que se han ganado el derecho a proyectarse en la pelea para años venideros.