Cabarrot, Chriss y Pelle se ganan el puesto en sus equipos


Tras las locuras de anoche (Wiggins, Russell, Drummond…), post como éste están condenados a morir en los márgenes. Pero la marea frenética de traspasos y bombazos ha arrastrado, en sus últimas horas, algo de estabilidad; escrito, eso sí, en letra pequeña. Y eso nos deja tres jugadores satisfechos y uno claramente infeliz.

En concreto son dos ampliaciones de contrato, un despido y una subida de escalafón. Y los equipos afectados son Nets, Warriors y 76ers.

Cabarrot

Por los neoyorkinos, indica Shams Charania, ha sido Timothy Luwawu-Cabarrot quien ha visto asegurada su estancia en la NBA con un acuerdo multianual. Al alero francés (pick 24º del Draft 2016) le sale a franquicia por año: 76ers, Thunder, Bulls y ahora Nets, y con estos últimos ha ido virando entre NBA y G League. Parece que su situación se estabiliza un poco al fin, aunque su impacto numérico (5,2 puntos y 2,1 rebotes en poco más de cuarto de hora de juego) no esté siendo nada del otro mundo.

Chriss

El caso de Marquese Chriss en los Warriors es más surrealista. De fichaje de verano “y a ver”, a ser cortado en enero por cuestión de espacio y regresar de nuevo a la disciplina pero con un contrato-dual. Y tras esta pequeña montaña rusa, ahora ha visto como puede deshacer las maletas sin recelos, e incluso guardar un par de parcas en el altillo: dos años garantizados en Golden State según ha podido informar Bobby Marks.

En un año desastroso en lo competitivo para los vigentes finalistas de la NBA, el ala-pívot está logrando remontar tenuemente su aún joven carrera con guarismos de 7,9 puntos y 5,4 rebotes en 18,6 minutos.

Pelle

En último lugar tenemos los casos dependientes de Jonah Bolden y Norvel Pelle. Es pronto para afirmar el fracaso o dar por concluido la aventura gringa del forward australiano, pero es cierto que tras un primer año en el que contó con algunas oportunidades, en el presente –donde los 76ers, más que menos, van a por todas– Bolden se ha sumido en el anonimato.

Por otra parte, Norvel Pelle, jugador absolutamente circunstancial a principios del pasado otoño, pasa a convertirse oficialmente en el tercer pívot en importancia para Brett Brown… que no es poco (teniendo en cuenta quién tiene delante).

Su contrato dual (notable rastro con los Blue Coats de la G League) lo ha convertido Elton Brand en uno estándar, y eso requería un despido: y le ha tocado a Bolden.

Su debut bajo los focos el pasado 24 de noviembre (a pesar de sus ya curtidos 26 años) nos hizo apuntar su nombre: 4 tapones a cuál más espectacular. Y su nervio –que ya nos vino mostrando en pretemporada especialmente ante los Pistons– en las pocas ocasiones en que ha tenido minutos, no ha dejado de percibirse.

https://www.youtube.com/watch?v=g6bOkKj2Ric

El año pasado formó parte del Mejor Quinteto Defensivo de la G League, y fue uno de los cinco jugadores que superó los 100 tapones en la temporada.

Con los 76ers (ojo al dato), promedia 1,5 tapones ¡en 11 minutos!, y ha logrado poner al menos uno en 10 de los 14 partidos que ha disputado con el primer equipo: un talento innato y un impacto defensivo (intimidación, desplazamiento lateral, energía…) que ha hecho a los de Pensilvania querer anclarlo definitivamente en su plantilla como revulsivo, en lugar de un Bolden cuyos minutos, en este contender, de ningún modo iban a llegar.

(Fotografía de portada de Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.