Camisetas All-Star y ‘Elam Ending’ con sabor a Kobe


A falta de pocas horas para el duelo de estrellas, se han compartido finalmente por redes las equipaciones de ambos bandos y, para no faltar a la tradición, ya hay quienes las califican como las más feas de la historia. Para gustos, los cereales.

El amarillo para LeBron, mientras que el azul vestirá al equipo de Kevin Durant (ausente). Las camisetas, además, lucirán los logos de Thurgood Marshall y UNCF, dos fundaciones dedicadas a apoyar la educación superior de la comunidad afroamericana (HBCU) en Estados Unidos.

Desaparecen el negro, el blanco y el rojo, tres de las paletas más habituales y socorridas en veladas como la de hoy, y uno ya se pregunta (aunque aún no he visto nadie por Twitter que comparta esta teoría, por lo que seguramente se trate de un airball por mi parte) de si con ello se pretende un nuevo homenaje a Kobe Bryant, como hizo Paskal Siakam el año pasado con sus zapatillas a modo de tributo (fotografía de portada), con el azul y el ‘8’ habitual en la equipación de sus primeros años en L.A., y el ’24’ unido al clásico dorado de la década de después.

‘X’ + 24

En todo caso, el homenaje que sí se va a repetir en guiño a Kobe es el del Elam Ending, formato para los finales de partido que se estrenó el año pasado y que se confirmó como todo un éxito.

Recordamos que el mismo, extraído de la liga veraniega estadounidense The Tournament, lo que busca es cierres más vivos y apretados, y sobre todo, que todavía puedan corregirse las desigualdades previas y excesivas en el marcador. Así pues, el último cuarto no durará 12 minutos, sino que se establecerá una cifra de puntos a alcanzar que se sumará a la del equipo que fuese liderando el encuentro al término del tercer periodo, para así acabarlo siempre con un tiro ganador (una especie de ‘canasta de oro’). En el último All-Star Game (que cayó del lado del Team LeBron), el número mágico fue el ’24’ de La Mamba, y éste vuelven a repetir.

“El año pasado todos estaban algo escépticos viendo el partido, sin estar seguros de cómo saldría. Yo no estaba convencido, era algo para tratar de hacer el partido más emocionante. Pero fue muy divertido y terminar el partido con un tiro convertido, no agotando el reloj. Alguien tiene que encestar un tiro libre, un lanzamiento para ganar. Funcionó el año pasado y veremos que pasa este año, pero siempre es genial introducir cosas nuevas en el deporte”, ha dicho Chris Paul, promotor de esta idea y que tan bien fue acogida por Adam Silver, desesperado por insuflar vida a un evento moribundo.

Sin duda, la novedad gustó. Anthony Davis fue quien dio carpetazo a un partido de las estrellas especialmente emotivo, ajusticiando desde la personal. Veremos si esta vez la cosa no se resuelve ‘a balón parado’ y gozamos de un auténtico game winner con punteo incluido.

(Fotografía de portada de Jonathan Daniel/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.