Canasta ganadora de Derrick Rose contra Phoenix


El impresionante año de Derrick Rose, el curso donde el MVP más joven de la historia parece haber recuperado la luz que le alumbró, y alumbró a Chicago, no hace demasiado, vivió anoche un nuevo capítulo de una historia sensacional.

Rose, que puede coronar su vuelta  a la grandeza con la presencia en el All-Star de Charlotte, volvió a ser letal. No al nivel productivo de la noche de 31 de octubre, 50 puntos ganadores ante los Jazz, pero sí igualmente efectivo. El de Chicago le dio el partido a Minnesota con una canasta sobre la bocina para que los Timberwolves derrotaran a los Suns (116-114).

Con todo empatado a 114-114, Rose arregló lo que previamente había estropeado un poco. A falta de un minuto el electrónico dictaba 111-114. Dos puntos de Taj Gibson hicieron que el drama de los fallos previos en el tiro libre de Andrew Wiggins fuera menor. La cosa, 113-114 Y bola para Phoenix. Aquí Devin Booker se encargó de facilitarle la vida Rose, con dos pérdidas de balón que hundieron a los Suns. La primera vino sucedida de dos tiros libres de Rose. Y aquí es cuando decimos que estropeó algo el base, porque solo acertó uno: 114-114.

Pero daba igual porque Booker la volvió a perder y ahí, con una posesión entera para él y 29 puntos en su casillero Rose creyó que ya era suficiente. Pidió la bola y botó y botó mientras los Suns hacían doble defensa a Karl-Anthony Towns, Anthony Tolliver aparecía escorado en el lateral del triple…

Pero la noche era de Rose, paciente ante la defensa de Elie Okobo. Controlando a la perfección los ritmos de ataque Rose se fue para canasta, ganó espació con un paso atrás y triunfó, ante el delirio de su gente, que ve en el director de juego una de las pocas noticias buenas de un curso muy trabado. “Derrick Rose merece ser All-Star”, clamaba el comentarista del la televisión. Pues eso.

Segunda mitad apoteósica

Como ha sucedido ya en ocasiones en esta 2018-19, Rose fue suplente. Sin embargo, esta condición, lejos de minar su rendimiento parece que lo potencia. Ayer entró en la segunda parte con solo 2 puntos en su casillero. Firmó 29 luego, para conducir la remontada de los suyos, que se quitaron de encima una desventaja de 11 puntos.

Minnesota, 22-24, es undécimo del Oeste, corta una racha de dos derrotas seguidas y se queda con alguna puerta abierta para intentar estar en los playoffs, que tiene a una distancia de 3,0 partidos. Los Suns, últimos del Oeste, y cuatro derrotas en fila se estancan en su récord de 11-37 aunque de nuevo volvieron a competir. Y lo podrán hacer este martes, cuando Suns y Minnesota se vuelvan a ver las caras, esta vez en Arizona.

(Fotografía de portada: Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.