Carmelo Anthony cree que su camiseta debería retirarse en Denver

El draft del año 2003 pasó a la historia como uno de los más fértiles de toda la historia de la NBA. En él, con bastante buen ojo, los Denver seleccionaron en el número 3 al avispado joven alero que despuntaba en Syracuse como campeón de la NCAA en su único año colegial. Toda una máquina de anotar que después se consolidó como uno de los jugadores con mayor talento ofensivo que haya visto la competición y los tiempos contemporáneos. Hablamos, sí, de .

El antiguo líder de los Nuggets pasó en Colorado siete temporadas y media en las que tuvo tiempo para promediar 24,8 puntos (más que en ninguna otra franquicia de las que estuvo después), disputar playoffs cada temporada, ser All-Star en cuatro ocasiones y hasta de colarse en las finales del Oeste en 2009. Aquel trío dorado que formó junto a Chauncey Billups y Allen Iverson resultó de lo mejor que recuerda la franquicia de Denver en los últimos tiempos.

Volvió Carmelo este jueves a la ciudad que le vio desvirgarse en el profesionalismo. Lo hizo ahora a lomos de los Portland Trail Blazers, que cayeron derrotados (114-99) ante el equipo de Mike Malone.

Después del encuentro en el que se fue a 20 puntos y 9 rebotes, Carmelo fue preguntado si consideraba que su camiseta debía de estar retirada, además de en New York, en el feudo de los Nuggets. El hijo de la misma generación que LeBron James o Dwyane Wade cogió al vuelo esa cuestión, sin atisbo de duda. “Aquí es donde tendría que estar retirado, si te digo la verdad”, pudo responder Carmelo Anthony.

Reveló Melo su voluntad y creencia de que su dorsal número 15 cuelgue de lo alto del Pepsi Center en el futuro.

Carmelo se dio cuenta segundos después de escupir esa respuesta de que Nikola Jokic es quien carga ahora con el número ’15’ en Denver, por lo que añadió un “ya veremos, ya veremos”, sin salir de su tono sonriente de toda la conversación con la prensa.

La aventura de Anthony con los Nuggets se extendió hasta la temporada 2010-11, 564 partidos de temporada regular y 45 de playoffs (24,5 puntos de promedio); a partir de entonces un traspaso le llevó a los New York Knicks.

En aquel gran movimiento estuvieron también involucrados viejos conocidos como Billups (terminó en N.Y. con Carmelo), Danilo Gallinari, Wilson Chandler, Timofey Mozgov, Raymond Felton y varias primeras rondas del draft.

Volver a Denver

Ahora, tras 12 encuentros en las filas de Portland y con su contrato garantizado ya para el resto de la temporada, Carmelo Anthony vuelve a respirar. Al menos en parte; su rendimiento es aceptable y el mantra de que no podía actuar de nuevo en la NBA está poco menos que olvidado. No hace tanto, su nombre estaba asociado a un jugador en calidad cercana al retiro y sin opción posible de regreso a la Liga.

Durante el extenso compás de espera durante el que Anthony no encontraba hueco en la NBA, se le pasó por la cabeza volver a los Nuggets, a donde todo había empezado para él. “Yo estaba abierto a ello. Hablamos de ello. Gente de mi entorno me decía que volviera. Si hubiera sido tan fácil como eso, habría vuelto. Muchas cosas entran en juego, cosas que están fuera de mi control y simplemente no era el momento”, pudo declarar al final del choque celebrado en Denver, y se hizo eco el periodista Mike Singer para el Denver Post.

Efectivamente, no era el momento de volver a Denver. Con un equipo diseñado para pisar fuerte en el Oeste, la presencia de Carmelo no tenía nada que hacer con los propósitos de año nuevo que esconde la plantilla actual de los Nuggets.

(Fotografía de portada: Matthew Stockman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Sean Marks defiende a Kyrie Irving de las críticas

Rodions Kurucs interesa a al menos dos franquicias

Siguiente