Celtics, segunda mayor remontada y victoria ante 76ers en Londres

Boston es una máquina de remontar partidos. Y más que eso, diferencias que se antojarían incurables en cualquier hospital militar. En lo que va de temporada han levantado ya nueve partidos en los que perdieron por una diferencia de 12 puntos o superior; por mucho que vayas ganando por 20 puntos, sabes que estos de Brad Stevens terminarán remontando o al menos venderán a un precio desorbitado los partidos en la segunda parte. Como le ocurrió a Philadelphia este jueves, en la gran fiesta de los NBA Global Games llevados a Londres. Los llegaron a mandar hasta por 22 puntos pero terminaron nítidamente neutralizados (114-103).

Parecía que al descanso estaba el pescado vendido para los Sixers, pero el equipo de Brett Brown terminó siendo protagonista involuntario de la segunda mayor remontada de Boston Celtics esta temporada (solo se  rehicieron de un trecho mayor ante Houston, 26 puntos).

Para manejar otro dato de la enorme remontada de Boston, a falta de tres minutos para el descanso Philadelphia reinaba por 21 puntos. Bien, pues en los 15 minutos siguientes de encuentro los Celtics propinaron un marcador parcial de 52-25 a su rival. Parecían desahuciados al descanso, pero Boston apenas tardaron unos minutos en ponerse por delante, en el tercer cuarto, y los minutos finales fueron trámite en plena capital del imperio.

Más victorias que nadie

Los Celtics, con la victoria en territorio de su Majestad, vuelven a entrar en trance con las victorias, ya van siete seguidas, ocho en los últimos diez partidos, y 34 en total (por diez derrotas) esta temporada. Ningún otro equipo posee más triunfos a estas alturas, ni los Warriors, por lo que Boston retoma el idilio con la excelencia que trazó a comienzo de temporada.

Y consiguieron la victoria los Celtics, ante Philadelphia, sin porcentajes especialmente brillantes en el grueso del partido pero sí diferenciales durante el tercer y cuarto períodos. fue uno de los cabecillas, quien por cierto presenta un porcentaje de 62,5 en true shooting percentage este curso, el más alto por cualquier novato en toda la historia de la competición (mínimo 30 minutos de promedio). La progresión del ‘ojito’ derecho de Danny Ainge sigue a ritmo de velocista caribeño.

Como siempre, también fue decisorio desde su tiro exterior, en suspensión y sus continuaciones tras bloqueo. 20 puntos y 7 asistencias para él. Jaylen Brown hizo 21 tantos, Marcus Morris 19 y Al Horford 13, 8 rebotes y 7 asistencias.

Por Philadelphia, destacaron los 22 puntos de J.J. Redick (cinco triples), muy enchufado al comienzo pero simplificado en la segunda parte. Tampoco encontró su volumen anotador un más errático de lo habitual (6 de 17 en tiros), que terminó con 15 puntos; ni Ben Simmons, con poca participación en la segunda mitad.

Philadelphia, récord negativo

Con la derrota, Philadelphia vuelve a engrosar las líneas de equipos con récord negativo (19-20) y siguen con los deberes por hacer para entrar en zona de playoffs; ahora mismo son novenos a un partido de distancia de Indiana.

Empezó la fiesta de la NBA en Londres este jueves con mensaje casi al unísono (a pie de cancha) de las dos estrellas, Embiid e Irving: “Disfrutad de la NBA”. Y los que no paran de hacerlo son los Celtics, el conjunto con mayor don regenerativo de toda la liga y ahora el que más victorias vuelve a tener.