El Chacho se despide del Real Madrid

No podía marcharse sin regalarnos el correspondiente adiós. se ha hecho un hombre y luego un veterano en el . Se ha convertido, por derecho propio, en uno de los jugadores más temidos del panorama nacional e internacional, inspirando el respeto de sus rivales peninsulares y europeos, aficionado a quebrar pizarras ajenas con bocetos fracasados sobre cómo detener su magia.

El base ha revolucionado durante más de un lustro la primera o segunda unidad del conjunto merengue, rompiendo partidos atascados en favor de su equipo y aportando un baloncesto osado e impredecible en el ordenado sistema imperante en el mundo FIBA. Hace menos de una hora colgaba la despedida en su perfil de Twitter. Una carta que os transcribimos al completo.

“Después de haber firmado con los Philadelphia y tras una semana muy intensa de sentimientos y decisiones, no podía irme sin expresar con palabras lo que ha significado mi etapa en Madrid.

Llegué al Real Madrid hace seis años, en 2010, tras estar cuatro temporadas en la NBA. Fue un cambio difícil pero perfectamente considerado y vine muy ilusionado por formar parte de mi club favorito. Crecí imitando en mi casa jugadores NBA y también ganando Copas de Europa y ligas con el Real Madrid. En momentos en los que los sueños parecen ser objetivos únicos, yo tenía muchos en esos años, igual que cuando fui creciendo, era capaz de imaginarme jugando junto a Michael Jordan o dándole pases al poste bajo a Arvydas Sabonis llevando la camiseta del Real Madrid.

Después de estar en tres equipos de la NBA y tras terminar mi temporada en los Knicks, recibí la llamada del Real Madrid. Me di cuenta que tenía necesidad de ganar títulos y competir de manera diferente a la que había experimentado hasta ese momento. No dudé ni un segundo en dar ese paso.

Siempre he obedecido al corazón. Es verdad que a la vez que cumplo años la cabeza toma más porcentaje en estas decisiones, pero mi corazón siempre tiene un feeling que es difícil de contradecir.

Mi llegada al Madrid no tuvo un comienzo soñado, pero sí fue el inicio perfecto para darme cuenta de dónde estaba y lo que me costaría conseguir todo lo que me había imaginado. He preparado mi mente y mi cuerpo para ser el mejor que podría llegar a ser y he intentado hacerlo siempre ayudando a mi equipo a ser mejor.

Nunca imaginé estar sentado como estoy ahora en un avión rumbo a Philadelphia para volver a la NBA con el trabajo hecho de la manera en la que lo hemos conseguido: una Copa de Europa, tres Ligas ACB, cuatro Copas del Rey, tres Supercopas y una Copa Intercontinental, además de llegar a cuatro Final Four…. ¡en seis años! Y, sobre todo, disfrutar jugando y compitiendo como nunca lo había hecho.

Por todo esto cuando llegue al final de la temporada y ganamos el último partido mi corazón y mi cabeza me pedían tratar de volver a lo que había dejado años atrás e intentar una nueva aventura. Eso sí, tenía que esperar a que se dieran las circunstancias que mejorara la situación actual que tenía en Real Madrid, tanto personal como profesionalmente. Posiblemente hace unos años sólo habría necesitado otra (corazón) pero hoy en día necesitaba algo más (cabeza) para poder dar el salto.

Y esta posibilidad se dio el lunes 4 de Julio por la noche y no antes. Entiendo que mis declaraciones en el media day de la selección el viernes anterior hicieran que mi continuidad pareciera segura, pero realmente en ese momento yo pensaba lo que dije, pues no había ningún ofrecimiento lo suficientemente bueno como para plantearme marcharme del Real Madrid. Para irme de aquí tenía que llegar a algo realmente bueno porque lo que dejaba en Madrid era una situación envidiable.

Espero que entiendan mi decisión y guarden un buen recuerdo de todo lo que hecho por y para el Real Madrid.

Muchas gracias a todos mis compañeros, cuerpo técnico, personal del club y aficionados. Sinceramente han sido hasta hoy los mejores años de mi vida, considero Madrid mi casa y siempre estarán en mi corazón”.

CHACHO


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Jordan Hill jugará en los Timberwolves

Noel, Okafor o Embiid: uno será traspasado

Siguiente