Cleveland arrasa Boston en el estreno de su ‘nuevo’ equipo

Se dice aquello de “a nuevo entrenador, victoria segura”. Con Cleveland se podría decir “con equipo nuevo, paliza segura”. En el estreno de sus cuatro nuevos fichajes, los realizaron uno de sus mejores partidos de la temporada y vencieron en el TD Garden por un espectacular 99 a 121.

El equipo de Ohio llegaba a Boston con la incertidumbre de no saber cómo rendiría en una difícil cancha como la de los con medio equipo cambiado, pero tras 48 minutos poco se puede dudar sobre lo bien que le ha sentado esta alteración a la plantilla de los Cavs. Parecían otros.

Un ataque efectivo y certero y mayor compromiso en defensa sirvió a Cleveland para desmantelar a unos Celtics que apenas pudieron plantar cara en el primer cuarto. Tras 12 minutos igualados, los Cavs comenzaron a marcharse en el marcador en el segundo cuarto y ya nunca más miraron atrás. La efectividad en los triples de los visitantes acompañada de su buena defensa y un pésimo ataque de Boston fue un coctel demoledor para los verdes.

dio el susto en los primeros minutos cuando hubo de retirarse al banquillo por un golpe, pero a su vuelta a la pista comenzó a dirigir con maestría la ofensiva de los Cavs y rozó el triple-doble. 24 puntos, 10 asistencias y 8 rebotes en apenas 28 minutos de juego sirvieron para que James pudiese mostrar su dominio en uno de los pabellones más significativos para su carrera.

Los nuevos

De entre los recién llegados solo tuvo el honor de empezar como titular, pero todos aportaron a su manera. Hill (21 minutos) finalizó con 12 puntos y 3 asistencias, (23 minutos) ejerció de microondas perfecto con 17 tantos y 7 de 11 en tiros de campo, (19 minutos) no se cortó a la hora de lanzar logrando 15 tantos y (21 minutos) hizo un poco de todo como en él es habitual para terminar con 5 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias y 1 tapón.

Qué decir de J.R. Smith, quien parece otro recién llegado. El escolta está volviendo por sus fueros y ante Boston aportó 15 puntos con 6 de 7 en tiros de campo.

LeBron sonríe

Un mate fallado por Cedi Osman en el segundo cuarto fue el ejemplo perfecto de la nueva camaradería que se quiere instalar en un vestuario que no ha sido precisamente un ejemplo de compañerismo en los últimos meses. LeBron, J.R. Smith y otros jugadores corrieron a animar a Osman por su clamoroso fallo y durante todo el partido fue una constante ver como la química entre los jugadores de Cleveland parecía haber dado un giro de 180 grados.

Boston, un horror

Los Celtics completaron un partido para el olvido. 14 balones perdidos, 40,4% en tiros de campo y nula atención tanto en ataque como en defensa que Brad Stevens no pudo evitar pese a los tiempos muertos y cambios. No fue la noche de unos Celtics que están en uno de los peores momentos del curso.

Esta semana se han visto por detrás en el marcador por 29 puntos (Toronto), 26 (Indiana) y 29 puntos de nuevo (Cleveland) perdiendo tres de los cuatro partidos que han disputado en total. Estos resultados, combinados con los de los Raptors (39-16), han hecho que los canadienses ya miren por el retrovisor a Boston (40-18) en la clasificación.

Cleveland (33-22) aún anda lejos, pero si el nivel de los Cavs de aquí a final de temporada es como el de esta noche, muchos empezarán a cambiar sus predicciones.