Cleveland se ahoga sin remedio: desastrosa derrota ante los Magic


Quien pensara que la noche del martes iba a ser un buen bálsamo para los Cavaliers, quien pensara que la visita de Cleveland a los Magic supondría una pausa en el desastre que viven lo de Tyronn Lue, que por cierto dejó el partido al inicio del segundo cuarto por problemas de salud, que no siga leyendo. Los Cavaliers continúan su caída libre desastrosa y lo hacen con veladas como la de ayer, donde fueron sometidos por Orlando (116-98).

Es la segunda derrota de Cleveland, en una racha de 4-6 en los últimos diez partidos. Esta última duele porque se supone que en contextos complicados como el que viven los de Ohio, apaleados por los Rockets el viernes, planteles como los Magic son los que pagan todas las facturas. Pero ni de lejos.

Nueve puntos en el último cuarto

Cleveland sigue tercero del Este y solamente la derrota de los Wizards ante los 76ers le permite que los capitalinos no le adelanten. Lue, LeBron James y otros miembros del vestuario declararon no hace demasiado que no les importaba tanto la liga regular como llegar bien a los playoffs. No parece que haya un futuro alentador como sigan así las cosas.

Cleveland ganaba por dieciséis puntos al descanso (67-51), pero quién sabe lo que sucedió a la vuelta de los vestuarios para dejarse zarandear por unos dignos Magic que a falta de objetivos deportivos globales cosecharon una alegría invernal. Orlando le endosó a su rival un parcial de 41-22 en el tercer cuarto. Nada quedaba ya de la máxima ventaja que tuvieron los Cavaliers y que llegó a ser de veintiún puntos. Sin embargo, los Cavs estaban en el partido con doce minutos por disputarse (89-92). Estaban, decíamos, al menos sobre el papel, porque la puesta en escena de último cuarto define mucho cómo está ahora mismo este equipo. Cleveland solamente fue capaz de firmar nueve puntos en este asalto final, mientras que Orlando estuvo en unos números normales (24), pero suficientes para rematar a su víctima.

Simmons, mejor noche de su carrera

A veces, en los desastres de los grandes equipos, emerge alguien que hace el partido de su vida. Esta vez el turno le tocó al jugador de los Magic Jonathon Simmons, quien con 34 puntos no solamente fue el mejor del encuentro, sino que hizo la mejor anotación de su carrera. Hasta la fecha, su tope databa del pasado 9 de diciembre cuando registró 29 puntos en la derrota contra Atlanta. Simmons acabó con 12/17 en tiros de campo.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.