Cleveland se aprovecha de un mal día de Walker para ganar su segundo partido


Necesitaban los Cavaliers la peor versión de la estrella rival para poder conquistar su segundo triunfo de la temporada. Y así fue, porque la noche de martes de uno de los mejores jugadores del Este, Kemba Walker, se convirtió en algo pésimo para los Hornets, que cayeron con claridad en su visita al Quicken Loans Arena (113-89).

Acarreaba Cleveland una racha de cinco derrotas seguidas, incluida una de principios de noviembre contra los Hornets, en Charlotte, y sin embargo esta vez fue diferente, en parte por el mal trabajo de Walker, quien hizo su peor actuación de la campaña, con 7 puntos y un terrible 2/16 en tiros de campo, y en parte porque por fin los Cavaliers acertaron, hicieron las cosas de forma global, tuvieron varios jugadores entonados. En este grupo, no cabe destacar únicamente a los titulares, donde Tristan Thompson, 11 puntos y 21 rebotes, Rodney Hood, 16 puntos, y el novato Collin Sexton, otros 16, fueron los mejores de unos Cavs que enseñaron que la mejoría ante Chicago, a pesar de la ajustada derrota, podía tener continuidad este martes.

Y la tuvo. Y también desde el banquillo, con Jordan Clarkson y sus 24 puntos y con alguien que apenas había contado para los planes del despedido Tyronn Lue, David Nwaba. El escolta se fue hasta los 18 puntos, con 7/9 en tiros de campo y 2/2 en triples, además de 5 rebotes, 2 asistencias y 1 robo en 26 minutos. Esos 18 tantos son su tercera mejor anotación como profesional, en su mejor duelo con los Cavaliers.

El desacierto de Walker se extiende a Charlotte

La mala velada de Kemba Walker, tercer máximo anotador de la 2018-19, no fue un caso aislado en las filas de los Hornets, que asistieron a una noche de esas en las que no te sale nada, en las que no te entra ninguna. Fuera del partido desde el primer cuarto, donde gozaron de su única ventaja del encuentro (4-7 después de un triple de Marvin Williams), los Hornets caminaron a remolque toda la noche, lejos de cualquier posibilidad de triunfar, arrastrando siempre desventajas al final de los cuartos muy cercanas a los 20 puntos. El 33/95 en tiros de campo, con un 8/41 en triples, hizo que ni siquiera las 19 pérdidas de los Cavs, frente a las 9 de los Hornets, tuvieran efecto. Un mal día en la oficina para los de James Borrego, sextos del Este con un balance de 7-7. Cleveland, 2-11, ha dejado de ser al menos el único equipo que tenía una única victoria en su casillero.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.