Crece el pesimismo respecto a la reanudación de la temporada NBA

La Liga no quiere que la campaña concluya con un campeón que se pueda llegar a sentir como ilegítimo

Realismo. Así define Adrian Wojnarowski de ESPN lo que empieza a sentirse de puertas hacia dentro en la . Mientras el plan sigue siendo el de intentar acabar la temporada, algo para que se está produciendo diariamente una lluvia de ideas en la gerencia de la Liga, de igual modo comienza a notarse cierto desánimo por los enormes obstáculos que deberían superarse para poder llevar a cabo alguno de los proyectos que se han esbozado para concluir la campaña 2019-20.

Siendo siempre tan prudentes como marca la incertidumbre provocada por la crisis sanitaria del coronavirus, en la NBA empieza a extenderse la sensación de que va a ser difícil volver a jugar esta campaña. Ya no se trata solo de que se disputen partidos, sino que se hagan en unas condiciones –tanto deportivas como sanitarias– que sean tan firmes como para que nadie pueda poner en duda al campeón. Ese es un enorme reto, y más sin contar con un calendario sobre el que manejarse.

Según Wojnarowski, fuentes internas de la Liga empiezan a dar la sensación de que ven la temporada regular casi muerta. En este sentido, dichas personas no se agarran a un problema de espacio temporal, sino de lógica. Con 30 equipos en competición y 16 que disputarían los playoffs, te quedarían 14 que deberían pasar un exhaustivo protocolo (cuarentena incluida) antes de volver a entrenar algunas semanas para jugar después unos 5-7 partidos… Suena a demasiado trabajo y esfuerzo para que la clasificación apenas cambie en esos días.

Digamos que se supera el escollo de la temporada regular, ya sea jugándose algunos partidos o ninguno, ¿qué pasa con los playoffs? Es aquí donde la NBA querría evitar poner un asterisco al campeón. Si se desarrollasen en una sede neutral, algo que está sobre la mesa, sería inevitable que el ganador del anillo quedase marcado siempre por ese hecho. La Liga sabe que tras el parón siempre se señalará a este curso como algo excepcional, pero quiere evitar que ello arrastre a un descrédito a quien gane.

Y para acabar está el tema logístico. Unos playoffs en una sola ciudad obligaría a un despliegue enorme. Pruebas de coronavirus para todos, incluyendo no solo a los miembros de los equipos, sino también a todo el personal que trabaja en la postemporada (empleados del pabellón, de hoteles, cocineros, limpieza, medios…). Suena enorme. Y luego está el hecho de que se trate de un virus que en ocasiones es asintomático. ¿Habrá falsos negativos? ¿Los jugadores no podrían ver a sus familias durante semanas? ¿Es el mejor modo de emplear los recursos sanitarios?

Digamos que encuentran respuestas para todo. Consiguen que todo funcione y no surge ningún contratiempo. ¿Qué pasa con la siguiente temporada? ¿Se acorta para que la 2021-22 pueda comenzar en octubre? ¿Se implanta para siempre el calendario diciembre-agosto? Quedan numerosas incógnitas por despejar.

(Fotografía de Jeenah Moon/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Markkanen querría cambiar de equipo si la dirección de los Bulls se mantiene

Evan Fournier cree que la temporada NBA será cancelada

Siguiente