Crece la leyenda de Spencer Dinwiddie en Brooklyn

“Tenemos que tratar de salir de estas situaciones. Son a vida o muerte. Preferiría ganar los partidos por 10 puntos”. Así se sacudía la gloria , quien con un tiro lateral había sellado minutos antes el triunfo de los sobre los (98-97). El de Brooklyn, que ha dado un paso adelante en la rotación ante las lesiones de D’Angelo Russell o de , igualó su mejor marca como profesional, con 26 tantos, cifra que ya ha alcanzado en tres ocasiones… y todas este curso, lo que habla a las claras del momento de forma por el que pasa el base de California.

En su cuarto curso como profesional, y tras un discreto paso por los Pistons, Dinwiddie marcaba a principios de diciembre una mejora de 5,1 puntos con respecto a sus promedios anotadores de al 2016-17, su primera campaña en los Nets. Ahora se mueve en esos baremos de 12,5 tantos por velada, claramente por encima de los 7,1 del año anterior.

Ante la defensa de los Timberwolves en la última jugada, Dinwiddie consiguió quedarse emparejado con Taj Gibson y con un fade away, sacando el brazo desde muy abajo, aniquiló desde el lado izquierdo de la zona a Minnesota. Un tiro similar había salido de las manos del base un minuto antes, también con Gibson como defensa. El exterior se resarcía así de unos últimos compromisos donde había bajado algo su aportación y su acierto.

Crecimiento en defensa de los Nets

Es uno de los peores planteles de toda la liga atrás, pero en los últimos tres encuentros, su media de 96,7 puntos concedidos por cita le hace ser uno de los tres mejores de toda la NBA. Invictos en 2018 con 2-0, esa fuerza defensiva se extiende a un dato más general. En los 10 partidos que los Nets han terminado con menos de 100 puntos concedidos, han ganado siempre, según apunta la propia franquicia.

Minutos para Okafor

Segundo partido para Jahlil Okafor con la camiseta de los Nets, después de ser traspasado en diciembre desde los Sixers. Okafor, en baja forma, no había disputado más que 22 minutos y medio en la dura derrota contra Toronto del pasado 15 de diciembre. Luego, nueve partidos de ausencia que terminaron ayer. El pívot jugó 11 minutos, los primeros en delante de su nueva afición, para 2 puntos, 2 rebotes y 1/3 en tiros de campo.

“Estoy feliz con la forma en que he jugado. He tratado de trabajar en hacer al equipo mejor y creo que fui capaz de hacer algunas de las cosas que hablé con el entrenador, como poner bloqueos, ser comunicativo, estar activo y tener energía”.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Exhibición de Gary Harris contra los Suns

52 puntos de Beal y Wall para vencer a los Knicks

Siguiente