¿Cuánto cobra un jugador por participar en Las Vegas Summer League?

Sí, competir en Las Vegas Summer League es un empleo de verano. No como otro cualquiera, sino uno que te puede abrir las puertas a algo mejor, que puede ser visto en otros casos como la posibilidad de exponerse ante cientos de ojeadores y probar suerte, o simplemente, es parte de la obligación que le toca a un jugador porque así le obliga la franquicia que le paga.

Diferentes perfiles en Las Vegas Summer League, por tanto. Desde el buscavidas que sueña con un contrato, hasta quien lo aprovecha para seguir en forma y hacer currículum en estos días donde el resto de competiciones de clubes de nivel a lo largo del planeta andan algo más paradas. Y por supuesto, las futuras estrellas, los jóvenes con contrato garantizado que toman su primer contacto con el entorno NBA. El año pasado sobresalió Lonzo Ball. Este año no lo ha hecho tanto el número 1 del Draft de 2018, DeAndre Ayton.

Todo esto sin olvidarse de ejemplos como del Willy Hernangómez, con contrato en vigor con Charlotte y al que los Hornets quieren seguir de cerca. O la situación de Okaro White, con contrato no garantizado en los Cavaliers, que sale de una lesión importante y que si sigue en la franquicia el 1 de agosto, se habrá garantizado el cobro de 750.000 dólares.

Una nómina testimonial por jugar en Las Vegas Summer League

Sin embargo, todos los jugadores, sean del perfil que sean, tienen un denominador común en Las Vegas Summer League: su nómina por competir en el torneo es de 1.500 dólares. Esa es la dieta que reciben los jugadores por los 12 días que dura la competición, según apunta Sports Illustrated.

Los participantes en Las Vegas Summer League además tiene diferentes opciones de recibir ese pago: de golpe nada más llegar a Sin City, diariamente (125 dólares) o cada dos días (250 dólares). Con dos comidas pagadas cada día, el desayuno y el almuerzo, señala Sports Illustrated, muchos jugadores se proveen de su propia comida luego en lugares de fast food situados en el campo de la UNLV para ahorrar lo máximo posible.

Algún lujo propio de Las Vegas

Un total de 1.500 dólares por apenas dos semanas de trabajo quizá no sea un gran cheque para muchos de los presentes y menos en una ciudad como Las Vegas. Sin embargo, el evento sí da algún capricho propio del lugar. Los equipos se alojan en hoteles de lujo y cada jugador tiene su propia habitación individual, con un cargo para la franquicia de 115 dólares por noche en los días de diario y 210 durante los fines de semana.

Las franquicias destinan algunos miles de dólares en sufragar los gastos derivados de Las Vegas Summer League. Y es que a los costes de manutención y alojamiento de los participantes, y del staff y miembros de los equipos que viajan con cada entidad, hay que sumarles algunas tasas como las de inscripción en el torneo, que asciende a 15.000 dólares según señalan algunos ejecutivos de la NBA a SI, así como otros apartados como el de ropa especial para la cita o flota de coches.