Curry y Wiggins lideran la segunda victoria de los Warriors


Ya llueve menos por San Francisco. Las dos primeras derrotas sentaron como un jarro de agua fría en los Warriors, que tenían la esperanza de que esta campaña sirviese para volver a la pelea por los playoffs –el anillo les queda lejos–. Se han repuesto. Primero con una agónica victoria frente a Chicago, y ahora imponiéndose con mayor holgura a Detroit Pistons (106-116), los de la Bahía van creciendo sobre una base de jugadores prácticamente nueva.

En el lado de los habituales tenemos al mejor, a Stephen Curry. El base va cogiendo el ritmo tras nueve meses sin competir y en Michigan completó una gran actuación con 31 puntos, 5 rebotes y 6 asistencias, si bien perdió hasta 8 balones. En el otro rincón, en el de los que aún deben adaptarse a jugar con él, nos encontramos a Andrew Wiggins y James Wiseman, quienes anoche fueron determinantes en un parcial de 12-0 (con Curry en el banquillo) para poner a los suyos nueve arriba (89-98) y encarrilar la victoria.

Hay que hablar de Wiggins, y ahora para bien. Sus dos primeros partidos de la temporada fueron un horror (10 de 34 en tiros), pero ha sabido reconducir el momento hasta mostrarse anoche como un fantástico acompañante de Curry al firmar 27 puntos (5 de 8 en triples), 7 rebotes, 3 asistencias y 3 tapones. Su paso al frente, logró 17 de sus 27 puntos en el último cuarto, hace sonreír al equipo y a su técnico, Steve Kerr:

“Estuvo fenomenal. Simplemente se hizo cargo del partido anotando triples, llegando hasta el aro, consiguiendo tiros libres. Andrew estuvo fantástico en el último cuarto. Sigue lanzando, que van a entrar. Solo tienes que creer en ti mismo. Es una gran sensación convertir lo que era un desastre de viaje por la carretera en uno realmente bueno”.

Detroit, cuestión de detalles

Detroit está teniendo un comienzo duro de temporada, tanto como muestra el hecho de que sumen cada uno de sus partidos (cuatro) como derrotas. Anoche volvieron a tener en Jerami Grant a su mejor hombre con 27 puntos y 7 rebotes, y también de nuevo llegaron al último periodo con las opciones de ganar intactas. Todo se acabó desvaneciendo. Los Pistons acumulan cuatro derrotas, pero ninguna por más de 10 puntos.

“Estamos jugando un excelente baloncesto por tramos, pero ahora debemos dar el siguiente paso para conseguir completar el trabajo. Por supuesto que se ven algunas cosas positivas, pero lo repito, lo único que terminar contando es como cierras los partidos”, explica Dwane Casey, técnico de la organización de Michigan.

Problemas físicos

De cara a cada temporada los equipos viven preocupados por mantener sano a su grupo de jugadores. Hay load manegement, aunque a la NBA no le guste, y otras vías, como acortar los minutos en pista de tal pieza, para así evitar lesiones. En Detroit hacen exactamente lo mismo, pero no les está sirviendo de mucho. Derrick Rose volvió a las canchas tras no jugar el último partido para hacer 15 puntos y 7 asistencias. Con él es habitual que haya descansos dado su historial. Más preocupante es sin duda la situación de Blake Griffin, quien no jugó contra Atlanta por problemas en la rodilla izquierda y ayer solo pudo estar 17 minutos en pista. Sin él a buen nivel, todo se complica para Detroit.

(Fotografía de Gregory Shamus/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.