D’Angelo Russell, incapaz de contener la sangría

Mucho me temo que vamos a tener que ir acostumbrándonos a titulares como éste. Partidazos de D’Angelo Russell y derrotas de Golden State. Es una narrativa similar a la que contemplábamos en los prolegómenos del curso, solo que con Stephen Curry como dueño del tinglado. Entonces, hablábamos de unos peleando por la 7-8º plaza del Oeste y un Splash Brother en cifras de MVP.

Sin el base (parece que para toda la temporada), las ambiciones han sufrido un vuelco. El objetivo ahora no es evitar la derrota… sino la humillación. Ayer, ante los Oklahoma City , objetivo conseguido (108-114).

El quinteto de OKC y parte de su banquillo, no nos cansaremos de decirlo, es, no solo potable, sino de sobrada calidad como para poner en aprietos a cualquier equipo de la liga en temporada regular. Mientras llegan (o no) los temidos traspasos de invierno, es una franquicia a la que tener en cuenta y temer.

Entre los Paul, Shai, Adams y Gallinari, fue el cuarto a quien le tocó el relevo anoche y liderar. El italiano fue el máximo anotador de los suyos con 21 puntos y un 4 de 6 en triples, con Chris Paul férreo en la dirección con 16 tantos y 9 asistencias a pesar de errar sus tres intentos desde 7,25. Dennis Schröder, el lujo desde el banquillo en formato point guard, aportó otros 16 tantos y 6 asistencias.

Experimentos Kerr

Ante el erial al que se enfrenta Steve Kerr, pocas ideas mejores que mezclar ingredientes y probar recetas, casi a voleo, a ver si por azar sale algo que merezca la pena degustar.

De se dice que es el principal candidato a abandonar la plantilla en enero, pero ayer, por el momento, estrenó titularidad, y lo hizo con su sello de identidad, que es la anotación pura y dura: 23 puntos con un 9 de 17… no vamos a descubrir a estas alturas al ex escolta de los Jazz, que si bien nada entre la irregularidad, cuando logra entrar en calor pocos son los tiros y defensas que se le resisten.

Pero el líder volvió a ser, como demanda su contrato y el clima de urgencia y/o estado de necesidad, D’Angelo Russell, quien tras su exhibición (inerte) de 52 puntos ante Minnesota, mantiene puntería y ritmo: 30 puntos y 7 asistencias con un 10 de 19 en tiros de campo.

Competir: un deber

Los Thunder parecían dejar el encuentro casi resuelto al descanso, con una ventaja de 23 puntos en el marcador, pero el sosiego de unos y el empeño de otros llevó a la igualdad en el último cuarto, donde los de Billy Donovan supieron reaccionar y evitar in extremis que se les escapara un triunfo que habían empezado a celebrar antes de tiempo.

“Hicimos un buen trabajo en la primera mitad, pero luego nos costó traer de regreso esa intensidad en el tercer cuarto”, reconocía Gallinari.

“Somos un equipo joven que está aprendiendo, pero no estoy contento con la situación en la que estamos”, explica por su parte Steve Kerr. “No deberíamos, simplemente, conformarnos con aceptar nuestro destino. No deberíamos sentir lástima por nosotros mismos y excusarnos en que tenemos todas esas lesiones y que es mejor apostar por la lotería [del draft] y toda esta basura. Deberíamos ganar unos cuantos partidos”.

(Fotografía de portada de Alex Goodlett/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Doncic apaña en tres cuartos la victoria de Dallas sobre Memphis

Dion Waiters sufre un ataque de pánico tras consumir un comestible con cannabis

Siguiente