Danny Ainge niega el supuesto descontento de Rozier en Boston

, presidente de Boston , ha salido al paso de los rumores que apuntaban que no es feliz en la actual rotación del equipo, como pudo publicar este miércoles el periodista Bill Simmons (The Ringer).

Según aclaró Ainge en el programa radiofónico Tougher and rich este jueves, no existe ningún descontento con Rozier por sus minutos de juego ni tampoco otras franquicias están llamando a la puerta de Boston en procesión para colocarse en posición de cara a un posible traspaso. El presidente de la organización verde negó categóricamente dicha posibilidad, limpiando de golpe cualquier rumor sobre la salida inminente de Terry Rozier.

“Terry hubiera venido a decírmelo a mí o a Brad Stevens y no lo ha hecho”, pudo sostener Danny Ainge, negando la posibilidad de que hubiera varios equipos detrás del jugador buscando un traspaso, como se había especulado el miércoles a raíz de la información destapada por Bill Simmons.

No hay culebrón Rozier según Danny Ainge, pero lo que sí es cierto es que el base suplente de Boston (22,7 minutos de juego en este arranque de temporada) será agente libre restringido y la entidad verde tendrá difícil extenderle el contrato más allá de esta campaña 2018-19.

Tampoco hay que descartar que la maniobra de Danny Ainge sea una más de sus estratagemas, en este caso para que Rozier no deprecie su valor de mercado. Es el movimiento más lógico (negar los rumores) tanto en el supuesto de que se quisiera un traspaso como en caso contrario. En el caso de que Rozier sí estuviera descontento en Boston (cosa que Ainge niega), el valor del jugador de cara a un traspaso sería menor que si el jugador estuviera contento en el equipo.

De ese modo, según la presidencia de los Celtics la discordia entre Terry Rozier y su parte en la rotación no existe.

Pero insistimos, esta versión podría ser una estrategia para no depreciar el valor del base. De cualquier manera, las pretensiones económicas (superior a 15 millones anuales) de Rozier en el próximo mercado de agentes libres no encajan fácilmente en la tabla de salarios que Boston tiene que seguir en los próximos años. A partir de 2020 tocará renovar a Jaylen Brown y Jayson Tatum, e Irving querrá firmar por el máximo para continuar de verde más allá del próximo verano. Las pobladas arcas de la franquicia no ponen fácil, pues, la continuidad de Rozier de cualquier manera.