Danny Green brilla en la victoria de Philadelphia en el Staples Center


Sin Joel Embiid por un lado y sin LeBron James y Anthony Davis por otro, 76ers y Lakers se midieron en un duelo que acabó llevándose Philadelphia por 101-109. Si bien por nombres este choque podría haberse tratado de un anticipo de las Finales, las bajas hicieron de él un encuentro bastante menos glamuroso, especialmente por el lado de los angelinos, a los que la ausencia de sus superestrellas continúa generando problemas. El cuadro de Vogel cayó por cuarta noche consecutiva, y ocupa ahora mismo la cuarta plaza del Oeste con no demasiada distancia sobre los Nuggets, quintos.

Doc Rivers y los suyos, por contra, marchan primeros del Este, y sueñan con un anillo que anoche recibieron dos de sus jugadores, Dwight Howard y Danny Green. Ambos regresaron por primera vez al Staples desde que se coronasen campeones de la NBA en la burbuja de Orlando, por lo que los Lakers les obsequiaron con su codiciado premio, algo que, ya vestidos de corto, celebraron de formas muy distintas.

Green lo hizo sacando su mejor versión y jugando uno de sus mejores partidos de la temporada, pues terminó con 28 puntos, su segunda mejor anotación como jugador de los 76ers, gracias a su 8/12 en triples. Howard, por contra, tuvo una presencia mucho más breve: entró a pista 6 minutos, anotó 6 puntos, colocó 2 tapones, uno de ellos a Montrezl Harrell, y se enzarzó en pequeño incidente con el ex de los Clippers que le costó la expulsión. Con ambos jugadores dirigiéndose a sus banquillos, Dwight chocó con Harrell a propósito, y aunque lo hizo de forma leve y en absoluto agresiva fue suficiente para recibir su segunda técnica y verse obligado a abandonar la pista.

Al margen de ellos, también tuvieron una presencia destacada hombres como Seth Curry y Tobias Harrias, autores de 19 y 17 tantos, mientras que Ben Simmons, aunque no pudo pasar de los 9 tras firmar un 1/7 en el tiro, brilló en labores de distribución con 12 asistencias. Los de Pensilvania firmaron grandes tramos de baloncesto, especialmente en el tercer cuarto, en el que llegaron a construir una ventaja de 18 puntos (71-89), aunque estuvieron cerca de ser presa de su irregularidad.

Y es que los Lakers, aun faltos de efectivos, supieron ir de menos a más y llegaron a colocarse solo 3 abajo en el tramo final (101-104), aunque un triple de Green acabó hundiendo sus esperanzas. Los angelinos se encomendaron a las capacidades anotadoras de Kyle Kuzma y Harrell, quienes con 25 y 20 tantos respectivamente lideraron a los suyos en anotación y comandaron el intento de remontada del último cuarto. También con 20 puntos terminó Dennis Shröder, quien, por contra, fue más eficaz en la primera mitad y brilló también repartiendo juego con 11 asistencias, mientras que Kentavious Caldwell-Pope logró irse hasta los 19 tantos.

“En tres de nuestros últimos cuatro partidos, hemos tenido un cuarto verdaderamente malo” afirmó Vogel al término del encuentro. “Tenemos que evitar eso y ser capaces de competir durante los 48 minutos. Estamos teniendo algunos tramos en los que tomamos muy malas decisiones y nos perdemos un poco en defensa”.

(Fotografía de portada: Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.