D’Antoni empieza a estar harto de las quejas de Pau Gasol

Las cosas no empezaron bien entre Mike D’Antoni y y parece que no se arreglarán nunca. Ayer, antes del partido que los perdieron en Phoenix, D’Antoni habló con los medios de comunicación y se mostró molesto por las continuas referencias a la suplencia y escasos minutos del jugador español.

“Bueno, ya sabéis, el ‘todos a una’ no ha durado mucho, ¿no?”, dijo D’Antoni de forma irónica recordando la historia de Los Tres Mosqueteros y apuntando a Pau Gasol. “48 horas de vida. No está mal. Haremos lo que se pueda”.

Pau Gasol disputó 21 minutos en el partido ante New Orleans Hornets el martes, quedándose todo el último cuarto en el banquillo. Gasol consiguió 7 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias con una estadística +/- de +21, la mejor de todos los jugadores en cancha.

“Soy un competidor. Soy un ganador. Quiero estar en la cancha para poder aportar. Si sigue ocurriendo esto (pasar los minutos decisivos en el banquillo) no creo que sea algo que vaya a llevar bien. No lo llevaré bien nunca“, declaró Pau Gasol a Antonio Martín Guirado de EFE. “Es frustrante. Creo que aporto muchas cosas en la pista. Es algo que no me gusta y que no aprecio”.

Mike D’Antoni explicó a ESPNLosAngeles.com que no sienta en el banquillo a Pau Gasol adrede, si no que lo hace pensando en el equipo. “Metta tampoco jugó”, dijo D’Antoni en referencia a la ausencia de World Peace durante el último cuarto del encuentro ante New Orleans. “Tratas de ganar el partido. Pensé que Antawn (Jamison) estaba jugando bien y vi que los emparejamientos eran Ryan Anderson y tres hombres pequeños. Ni siquiera un jugador de medio tamaño contra el que le pudiéramos poner”.

“Así fue el proceso. No fue un proceso de ‘Oh, caramba (tenemos que sentar a Gasol). Fue, ‘esta es la forma en que debemos jugar y así es como sucedió”.





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.