David West anuncia su retirada del baloncesto profesional

Otro gran jugador que anuncia su retirada en cuestión de días. Después del comunicado de Manu Ginóbili que llegó con nudo en el estómago para los próximos meses, ahora es quien hace oficial el fin de su etapa como profesional en la NBA.

El propio jugador así lo admitió a través de su cuenta oficial de Twitter explicando que deja las canchas después de 15 años vistiendo el corto por toda la geografía NBA.

“No somos sino una colección de experiencias. He sido lo suficientemente afortunado como para cumplir el sueño que tenía cuando era niño, que era jugar en la NBA. Después de 15 temporadas he decidido retirarme del baloncesto. Me siento embelesado y agradecido por el apoyo recibido por mi familia, amigos, entrenadores, compañeros, franquicias y por los fans durante el tiempo que ha durado esta experiencia. Para todos los que alguna vez me animaron, estuvieron de mi lado, rezaron por mí o simplemente dijeron una buena palabra en mi nombre, se lo agradezco”, se confesaba el veterano jugador, que hasta el momento presente de su retirada, permanecía como un agente libre jugoso en el mercado. Poco salario y buen rendimiento como veterano, además de un buen pegamento en cualquier vestuario. “Creer en ti mismo no es algo negociable”, finalizaba West su comunicado.

Al final, el campeonato

Con dos anillos de campeón en su vitrina particular, los dos últimos conseguidos por Golden State , West deja la práctica al más alto nivel a sus 38 años. Además de los dos campeonatos, West pudo participar en dos All-Stars (2008 y 2009).

Sus mejores años en la NBA datan de sus días en los New Orleans Pelicans (2003 a 2011) —Hornets por aquella época— e Indiana Pacers (2011 a 2015). Quizá su mejor nivel fuera el que mostró en New Orleans entre los años 2007 y 2009. En tal época formó coreografía temible con Chris Paul y, entre los dos, llegaron hasta unas semifinales de conferencia de las que les expulsaron los San Antonio Spurs que venían de ser campeones el año anterior.

Junto a Chris Paul, West enlazó una de las mejores parejas de la liga en lo que a hombre alto-hombre bajo y pick and pop se refería por aquellos años. En sus dos temporadas cumbre, David West llegó a los 20,6 y 21,0 puntos de promedio, su listón más alto como profesional en la NBA.

Después se enroló en los Indiana Pacers que aspiraban a ser capitanes de la rebelión contra LeBron James en la conferencia Este. La apuesta de aquel equipo era clara, se sabían poseedores de una oportunidad, al menos por una vez, de eliminar a los Heat de James en los playoffs. A punto estuvieron en un par de ocasiones pero siempre terminaron hincando rodilla antes los chicos playeros de South Beach —hasta en dos ocasiones en finales de conferencia y una en semifinales—.

Perdonar dinero para ganar: Spurs y Warriors

Sin premio en la batida contra la opulencia del ’23’, David West decidió apostar por el anillo de campeón que tanto se le resistía. Primero, en 2015, firmando como agente libre por los San Antonio Spurs. ¿Qué ocurrió? Que aunque habían ganado el campeonato el año anterior, en el despegue oficial de Kawhi Leonard como estrella de la liga, el año siguiente ardió la mecha de los mejores Warriors. Resultado, nueva caída en los playoffs.

West decidió volver a apostar a caballo ganador y un año después volvió a perdonar mucho dinero, firmando por el mínimo salarial asignado a veteranos, para investirse como jugador de Golden State. A los 36 años, por fin, pudo ser campeón de la NBA y hasta repitió en la pasada temporada una segunda ocasión.

Jugador atípico por muchas de sus lúcidas declaraciones, alejadas de la pomposidad y altanería que muchas veces acompaña al jugador NBA, David West perdonó mucho dinero en busca del anillo de campeón.

“No todo es dinero”

En 2015, cuando firmó por San Antonio desestimó una opción de jugador de 12 millones de dólares para seguir perteneciendo a los Pacers; a cambio llegó a los Spurs en unas condiciones de 1,4 millones. De locos, un tiro en el pie para la mayoría de la liga, pero tras haber acumulado casi 90 millones en salarios a lo largo de su carrera, para él merecía más el esfuerzo de condecorar su vida con un campeonato que ganar 10 veces más salario. “En este punto de mi carrera, no todo va a ser dinero”, decía en tal momento.

Al año siguiente, de nuevo en la agencia libre y con 36 años, también pudo alistarse en alguna causa más amable con sus arcas pero volvió a buscar lo que le faltaba, el anillo de la NBA. Lo consiguió finalmente, como decimos, en los Warriors.

Generación 2003, lugar en la historia

David West pertenece a la generación del Draft del 2003, de la que también proceden algunos de los mayores talentos de la historia de la competición como LeBron James, Carmelo Anthony, Dwyane Wade o Chris Bosh.

Su huella NBA queda, pues, interrumpida en 14.034 puntos (166º anotador histórico) y 1.034 partidos (109º en el ranking de siempre de la competición).


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

La norma one-and-done, un paso más cerca de su eliminación

Los Thunder despiden a Kyle Singler a través de la ‘stretch provision’

Siguiente